Más noticias

Hondureño asesinado en México esperaba asilo para trabajar en Canadá

Jasson Ricardo Acuña es uno de los jóvenes asesinados en Tijuana; se encontraba en un albergue de migrantes.

Jasson Acuña Polanco estudiaba en un colegio de Cofradía.

San Pedro Sula, Honduras.

Jasson Ricardo Acuña Polanco (de 17 años) salió de Honduras el pasado 13 de octubre junto a su hermana y una sobrina de 8 años en busca del sueño americano.

Sin embargo, dos meses después mientras esperaba en un albergue de Tijuana un futuro en tierras del norte, encontró la muerte.

Ingrid Vannesa Rivera Polanco, hermana de Jasson, llegó ayer deportada de México y se dio cuenta que su pariente había sido asesinado junto a otro adolescente.

En su casa, en la colonia Subán de Cofradía, Ingrid dijo que la última vez que vio a su hermano fue el pasado viernes. Ella, su hija de 8 años y Jasson salieron de Honduras con la ilusión de tener un mejor futuro, pero nunca se imaginó que todo terminaría en tragedia.

Las últimas palabras de su hermano fueron: “si te deportan no te preocupés, yo estando en Canadá te voy ayudar para que no les falte nada”. Debido a las complicaciones en la frontera, el joven había desistido de llegar a Estados Unidos y se había enlistado para solicitar asilo en Canadá.

LEA: Hermana de jovencito asesinado en México pide ayuda para repatriar su cadáver

ML portada3 201218(800x600)
Tres sospechosos fueron detenidos por las autoridades mexicanas.

“Yo salí del albergue para comprarle medicinas a mi hija que estaba enferma, fue ahí donde Migración bajo engaños me encarceló junto a mi hija y al regresar a mi país me dieron la mala noticia de que mi hermano, con el que pasamos hambre y frío en busca del sueño americano, estaba muerto”.

La cancillería de Honduras contactó a los familiares de Jasson para que mediante fotografías lo identificaran.

El padre de este viajó a Tegucigalpa, pero según informó Liza Medrano, directora de Protección al Hondureño Migrante, el familiar no pudo identificar a Jasson por medio de las fotos, por lo que recurrirán a pruebas para identificarlo. Sin embargo, su hermana asegura que es él y pide ayuda para repatriar el cuerpo.

El crimen.

El Ministerio Público de México informó el martes a Honduras del hallazgo de los cuerpos de los dos menores hondureños que fueron asesinados en Tijuana. Uno de ellos aún no ha sido identificado.

Los hechos se remontan al sábado 15 de diciembre. Según medios de comunicación del país azteca, el haber caído en las garras de unas mujeres y luego mentir les costó la vida a los dos hondureños.

ar-familiares6-201218(800x600)
Una hermana de la víctima llegó ayer deportada de México

De acuerdo a la Subprocuraduría de Justicia, tres jóvenes se estaban quedando en el albergue Benito Juárez, mismo en el que está estacionada la caravana desde hace varios días.

Jorge Álvarez, subprocurador de Baja California, explicó que los menores hondureños salieron del albergue hacia la zona centro de la ciudad, cuando comenzaron a platicar con unas chicas.

“Uno de ellos (los migrantes), indicó que iban a cambiar un cheque, lo cual no era cierto. Creemos que como las chicas con las que hablaron piensan que traen dinero, los invitan a tener relaciones sexuales, los jóvenes aceptan e ingresan a una cuartería, donde se tiene conocimiento que hay un picadero (lugar donde hay venta y consumo de drogas)”, indicó el subprocurador.

Diversos medios de comunicación indican que una vez que los tres hondureños entraron al cuarto, una de las mujeres hizo una llamada y rápidamente llegó un grupo de hombres, quienes les exigieron a los jóvenes el dinero. Cuando notaron que los muchachos mintieron y vieron que no tenían efectivo, los torturaron y luego los ahorcaron. Sin embargo, uno de ellos fue dejado con vida, lo que sirvió para denunciar el hecho.