Más noticias

Prisión para vinculados con crimen de Berta Cáceres

Dos policías, uno que estaba activo y otro de baja son acusados de aportar pruebas falsas para desviar la investigación del crimen de la ambientalista

En noviembre de 2017, Juan Carlos Cruz y Miguel Arcángel Rosales Izcano fueron enviados a prisión por un juez.
En noviembre de 2017, Juan Carlos Cruz y Miguel Arcángel Rosales Izcano fueron enviados a prisión por un juez.

Tegucigalpa, Honduras

La Corte de Apelaciones de Honduras confirmó prisión preventiva para un policía y un exagente policial, presos desde noviembre de 2017 presuntamente por aportar pruebas falsas para desviar las pesquisas en la investigación del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres.

El Ministerio Público indicó que los jueces de la Corte de Apelaciones dejaron firme el fallo emitido en noviembre de 2017 por un juzgado que convalidó la prisión preventiva del investigador Juan Carlos Cruz y el expolicía Miguel Arcángel Rosales. Señaló que la Corte de Apelaciones declaró “sin lugar” un recurso de apelación presentado por la defensa de los expolicías, quienes estaban asignados a la investigación del asesinato de Berta Cáceres, en marzo de 2016.

La resolución de la Corte de Apelaciones señala que los acusados seguirán en prisión preventiva.

Ambos son acusados de “inutilización de registros destinados a servir como medio de prueba ante autoridad competente y falsificación de documentos públicos”. De acuerdo con una investigación realizada por fiscales, los detenidos presentaron “pruebas falsas para tratar de desviar las investigaciones en torno al crimen de la líder ambientalista”, precisó el organismo hondureño. Dos de esas pruebas falsas, según las investigaciones, eran la declaración de un supuesto “testigo protegido”, así como “una grabación que fue adulterada”.

Esa investigación fue sustentada mediante “prueba técnica científica al realizar los análisis y peritajess respectivos al arma con la cual se supone le quitaron la vida a la líder ambientalista, así como las relacionadas con la interceptación a comunicaciones con control jurisdiccional”, señaló.

Cáceres fue asesinada el 3 de marzo de 2016 en su casa en la ciudad de La Esperanza, Intibucá.