TEMAS DESTACADOS:

Nueva York, EEUU.

El actor y compositor Lin-Manuel Miranda es una de las estrellas de la exitosa película El regreso de Mary Poppins, que se exhibe actualmente en los cines hondureños, donde debuta como protagonista en el cine. Para este artista estadounidense, de raíces puertorriqueñas “los reconocimientos de la industria” le inspiran a seguir creando nuevos personajes y proyectos que eleven la figura de los latinos en Estados Unidos.

El laureado actor, compositor y dramaturgo de 39 años es uno de los artistas latinos más versátiles y el éxito de los musicales In the Heights y Hamilton (16 nominaciones a los premios Tony) han hecho de él un referente en Broadway. “Mi compromiso pasa por encontrar más papeles y personajes para latinos: con Hamilton, este género musical necesitaba un elenco diverso y de mi trabajo siempre ha salido ese tipo de cosas”, declaró en entrevista con Efe en Miami.

39
Años tiene Lin-Manuel Miranda, quien nació un 16 de enero de 1980 en Nueva York, Estados Unidos. Es un dramaturgo, compositor, actor y cantante.

Emily Blunt y Lin-Manuel Miranda en una sesión de fotos de su película El regreso de Mary Poppins.

El neoyorkino, ganador de un premio Pulitzer, tres Tony, tres Grammy, un Emmy y una nominación al Óscar, aseguró que las distinciones simplemente “son votos de confianza que dan un valor seguro al público de que una película o una obra son buenas” y con eso puede desarrollar “mejor” sus proyectos. Miranda participa en la secuela de Disney El regreso de Mary Poppins en el papel de Jack, el personaje que en la película original de 1964 encarnó Dick Van Dyke. A pesar de su dilatada trayectoria teatral, esta es la primera vez que tiene un papel protagonista en una cinta cinematográfica.

Lin-Manuel Miranda interpreta a Jack, el amigo optimista de Mary Poppins (Emily Blunt).

El hecho de haber trabajado con el director Rob Marshall (Into the Woods y Nine) y compartir escena con Meryl Streep y Emily Blunt le ha permitido “aprender un montón” y “sacar provecho de esta experiencia”. Además, de la mano de Disney, ha “cumplido el sueño” de participar en la secuela de una película que “marcó” su niñez. Mary Poppins fue “una de las primeras cintas VHS que tuve: recuerdo que bailaba con las cintas de video como si fueran pingüinos y la figura de Mary Poppins siempre ha estado muy presente en mi vida”, afirmó convencido de que este clásico de la factoría de dibujos animados “atraerá a todas las generaciones”. Una de las “satisfacciones” que se lleva de este papel es que su hijo mayor, Sebastián, pudo ver la evolución de su personaje en Mary Poppins y quedó “totalmente enamorado” de su trabajo.

“Salió cantando una de las canciones”, recuerda el actor, que durante un año vivió en Londres junto a su familia para hacer esta película. Ser “un actor de películas de acción” era algo que anhelaba desde su juventud y ahora, interpretando a Jack, ha podido lograrlo.

Miranda encarna el mismo personaje a quien dio vida Dick Van Dyke en el clásico de 1964.

“Siempre me ha llamado la atención hacer un personaje de acción, pero reconozco que no soy un Tom Cruise”, bromeó. Lin-Manuel Miranda confirmó que, entre sus planes, está el de llevar a la gran pantalla una versión cinematográfica del musical Hamilton, que cuenta la historia de uno de los padres fundadores de Estados Unidos a ritmo de hip hop. Sin embargo, indicó que es demasiado pronto para hacer realidad este proyecto porque “se necesita tiempo”. Mientras tanto, el actor anunció que, tras más de dos años de ausencia, volverá a pisar un escenario para actuar en Hamilton. Del 8 al 29 de enero se presentará en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras (UPR-RP) con el objetivo de recaudar dinero para el Fondo Flamboyán para las Artes. El estreno de El regreso de Mary Poppins coincidió con la presentación en Estados Unidos de un libro de Miranda, el cual reúne los mejores saludos que al empezar y terminar el día Miranda dirige a sus seguidores de Twitter. Ilustrado por Jonny Sun, ¡Buen día, buenas noches! (Vintage Español) recoge refranes, poemas y aforismos que ayudan a levantar el ánimo, hacen reflexionar o provocan una sonrisa.

Según un comunicado de la editorial, “una porción de las ganancias de este libro será donada a organizaciones que atienden a niños y familiares ofreciendo recursos humanos, educación, asesoría legal, literatura, artes e iniciativas culturales”.