Kim Kardashian: "Ganar dinero era la finalidad, pero me obsesioné con la fama"

La futura abogada no se arrepiente en lo más mínimo de sus inicios en el mundo del espectáculo.

Kim Kardashian.
Kim Kardashian.

Redacción.

A sus 38 años, inmersa como está en unos exigentes estudios de derecho y sin olvidar que es la orgullosa madre de cuatro retoños junto a su esposo Kanye West, resulta comprensible que la estrella televisiva Kim Kardashian haya experimentado notables cambios a nivel personal desde que saltara a la fama a mediados de la década pasada como la amiga tímida de Paris Hilton que, poco después, acabaría protagonizando sus propios titulares a cuenta de la desafortunada filtración de un vídeo sexual.

Tanto es así, que la propia empresaria ha querido reflexionar ahora sobre su intensa trayectoria en el ojo público y, especialmente, acerca de la "embarazosa obsesión" que llegó a desarrollar por la notoriedad mediática tan pronto como su objetivo inicial de "ganar dinero" con el 'star system' estadounidense se le quedó claramente pequeño.

Lea más: Muere actor de "Pasión de Gavilanes", Julio del Mar

"Ganar dinero era siempre la finalidad, pero llegó un momento en que me obsesioné con la fama, o sea, una obsesión que ahora me resulta embarazosa. Reconozco y coincido en que la popularidad puede resultar demasiado adictiva. Pero a día de hoy mi perspectiva sobre la vida es completamente diferente", se ha sincerado la hija de Kris Jenner en conversación con la revista Vogue Arabia y, de forma más concreta, en una entrevista conducida por su propio marido.

En cualquier caso, la futura abogada no se arrepiente en lo más mínimo de sus inicios en el mundo del espectáculo y, de hecho, asegura sentirse muy orgullosa del rumbo que ha venido tomando su carrera gracias a la oportunidad que ha tenido de madurar y aprender bajo la atenta mirada de la opinión pública.

Lea más: Taylor Swift toma medidas extremas para evitar a sus acosadores

"La verdad es que no me arrepiento de haberme expuesto públicamente, ni siquiera en los peores momentos. Creo que la gente entiende lo importante que ha sido para mí no sentirme demasiado sola en las etapas de mayor adversidad. También me gusta tener una voz y una plataforma desde la que abordar problemas que a todos nos afectan de un modo u otro, aunque a veces me gustaría disfrutar de más privacidad", ha manifestado.

La Prensa