Más noticias

Los padres de Sandra Oh enamoraron al público de los Globos de Oro

Los dos venerables ancianos consiguieron convertirse en el centro de atención de la gala.

La actriz ganadora del Globo de Oro Sandra Oh. Foto: AFP
La actriz ganadora del Globo de Oro Sandra Oh. Foto: AFP

Redacción.

Los padres de Sandra Oh lo han vuelto a hacer. Los dos venerables ancianos han conseguido convertirse momentáneamente en el centro de atención durante la entrega de los Globos de Oro, un logro nada desdeñable en una noche que reúne a lo más selecto del cine y la televisión bajo un mismo techo.

El pasado mes de septiembre Joon-Soo y Young-Nam Oh ya enamoraron a las redes sociales que siguieron de cerca la cobertura de los Emmy mientras acompañaban a su famosa hija en la alfombra dorada del evento, donde la señora Oh consiguió eclipsarla incluso a la intérprete gracias a su Hanbok, el atuendo tradicional coreano para ocasiones formales que se había puesto para una noche tan especial. Y este domingo no fue una excepción.

Cuando la protagonista de "Killing Eve" salió a recoger el galardón a Mejor Actriz Dramática por su papel de una agente del MI5 desencantada con su monótono trabajo que se propone atrapar a una asesina internacional, las cámaras enfocaron rápidamente al público para fijarse en su padre, que se había puesto en pie con una sonrisa de oreja a oreja mientras aplaudía y ojeaba a su alrededor para comprobar que todas las miradas estaban fijadas en su pequeña durante su gran momento. Su evidente orgullo y alegría salta a la vista incluso desde el escenario, ya que la premiada arrancó su discurso exclamando con ternura: "Oh, papá. ¡Dios mío!".

La intervención de Sandra Oh, que también ejerció de maestra de ceremonias durante la velada junto a Andy Samberg, acabó siendo una de las más emotivas gracias al guiño que quiso hacer a sus progenitores: "Hay dos personas aquí que estoy muy agradecida de que me hayan podido acompañar. Me gustaría dar las gracias a mi madre y a mi padre", afirmó la actriz antes de cambiar al coreano para dedicarles un "Papá, mamá, os quiero" y realizar una respetuosa reverencia.