Más noticias

Amanda Bynes reaparece rehabilitada

En 2010 se retiró de la actuación y luego se mantuvo en la palestra por sus polémicos comentarios.

2014 fue sentenciada a tres años en libertad condicional a realizar un curso de educación sobre el alcohol y a pagar una multa por conducción imprudente.
2014 fue sentenciada a tres años en libertad condicional a realizar un curso de educación sobre el alcohol y a pagar una multa por conducción imprudente.

California, Estados Unidos

La actriz Amanda Bynes ha regresado a la primera línea de actualidad con un amplio reportaje fotográfico para la revista Paper al que acompaña la primera entrevista en profundidad que concede en muchos años, en la que proyecta una imagen de estabilidad y felicidad que sus fans llevaban una larga temporada sin ver.

A lo largo de la conversación, la antigua estrella juvenil -que lleva casi cuatro años sobria- insiste en sus planes de regresar a la interpretación que ya anunciaba hace un año, pero también repasa algunos de los momentos más oscuros de su carrera, incluidas sus salidas de tono en Twitter.

“Me siento muy avergonzada por todas esas cosas que dije. No puedo dar marcha atrás, pero si pudiera, lo haría. Y lo siento por cualquiera a quien pueda haber hecho daño o sobre quien mintiera porque es algo que me recome por dentro. Me hace sentir terrible y enferma y triste”, reconoce Amanda, que en la peor etapa de su adicción a las drogas -que llegó a incluir consumir marihuana y Adderall a diario- llegó a tuitear que había sufrido abusos de pequeña por parte de su padre y que estaba siendo controlada a través de un microchip implantado en su cerebro, además de realizar varias y perturbadoras afirmaciones de naturaleza sexual que incluía al rapero Drake y sus partes íntimas. A Amanda no se le escapa el daño que causó a su reputación profesional de esa forma, incluso después de que ella misma anunciara en la misma plataforma que se retiraba del cine tras abandonar en medio del rodaje la película ‘Hall Pass’: “Todo por lo que había trabajado duro para conseguir a lo largo de vida, lo arruiné a través de Twitter. No fue culpa de Twitter, fue mía y solo mía”.

A día de hoy en el perfil de Amanda solo se puede encontrar un enlace a su artículo para la revista Paper; el resto de sus antiguos tuits han desaparecido, incluida la fotografía que había publicado el pasado septiembre con el productor Neil Meron, con quien coincidió en uno de sus últimos trabajos para la gran pantalla: el musical ‘Hairspray’, y que hizo pensar a muchos que estaba preparando un nuevo proyecto.

La antigua estrella infantil, quien saltó a la fama en la década de los 90 en los programas de Nickelodeon All That y The Amanda Show, dijo que había estado sobria durante cuatro años y que actualmente está inscrita en el Instituto de Diseño y Mercadotecnia de Moda.