Robert De Niro y Grace Hightower se separan tras 21 años de matrimonio

Según el diario estadounidense The New York Post, los dos actores, padres de dos hijos, habrían decidido poner punto y final a su relación tras más de dos décadas juntos

Robert De Niro y Grace Hightower en una foto de archivo.
Robert De Niro y Grace Hightower en una foto de archivo.

Los Ángeles, EEUU.

Los actores Robert de Niro y Grace Hightower habrían puesto punto final a su matrimonio pasados 21 años desde su boda y diez más desde que iniciaran ese longevo noviazgo que, especialmente en la última década, se había visto definido por la discreción y la aparente estabilidad, así como por los dos hijos con los que cuenta la ya expareja: Elliot (20) y Helen Grace (6).

Ha sido el diario estadounidense The New York Post el que ha dado a conocer la noticia este miércoles en su columna diaria Page Six, en la que se cita además a un allegado de los intérpretes que afirma que estos "no viven juntos en estos momentos".

Por su parte, otro informante ha revelado a la revista People que el exmatrimonio llevaba arrastrando ciertos problemas de convivencia durante demasiado tiempo y que, pese a haberlos superado en un principio, estos volvieron a irrumpir con fuerza en los últimos meses.

"En ocasiones las cosas no funcionan como habíamos esperado o de la manera en que las habíamos planeado", se ha limitado a apuntar esta fuente.

Al margen del hermetismo que han venido exhibiendo tradicionalmente en relación con su ámbito más privado y familiar, lo cierto es que algunos de los contratiempos que han vivido los artistas a lo largo de este período trascendieron rápidamente a la esfera pública, sobre todo la noticia de que, en 1999, el veterano actor había llegado incluso a solicitar el divorcio para, solo unas semanas más tarde, retirar la petición.

Te puede interesar: Meghan Markle luce su embarazo con atrevido look

De la misma forma, los medios de comunicación se hicieron eco de la ceremonia con la que, hace ya 14 años, los dos enamorados renovaron sus votos matrimoniales en presencia de amigos, familiares y estrellas de Hollywood de la talla de Meryl Streep, Ben Stiller o Martin Scorsese: un emotivo acto que parecía terminar de reforzar la solidez del ahora cuestionado matrimonio.