Exigen liberación de migrantes detenidos en riesgo por el COVID-19

Abogados de una coalición de organizaciones defensores de los inmigrantes pidieron a un tribunal federal que ordene a ICE tomar medidas inmediatas.

Más de 3,000 médicos exigen a ICE liberar a inmigrantes en alto riesgo de contagiarse de coronavirus. AFP
Más de 3,000 médicos exigen a ICE liberar a inmigrantes en alto riesgo de contagiarse de coronavirus. AFP

California, Estados Unidos

Alentada por las advertencias de expertos, la batalla legal para forzar la liberación de inmigrantes detenidos con mayor riesgo de contraer el COVID-19 se intensificó hoy, después que las autoridades confirmaran que un indocumentado retenido en una cárcel de inmigración dio positivo al contagio.

Muy temprano este miércoles, los abogados de una coalición de organizaciones defensores de los inmigrantes pidieron a un tribunal federal que ordene al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) tomar medidas inmediatas para proteger a las personas en los centros de detención de inmigrantes del contagio de COVID-19, particularmente aquellas en mayor riesgo.

NO LOS PUEDEN PROTEGER

La solicitud de emergencia, hecha al Tribunal de Distrito en el Distrito Central de California, argumenta que si ICE no puede o no pretende tomar estas medidas de protección, incluido el acceso oportuno a la atención médica calificada y necesaria, la corte debería ordenar a ICE que libere a los inmigrantes en interés de la salud pública.

Elizabeth Jordan, abogada de Civil Rights Education and Enforcement Center, una de las organizaciones detrás de este nuevo desafío legal, dijo a Efe que están pidiendo al juez que “ordene a ICE a identificar las personas en riesgo, tome de inmediato medidas de salud pública consistente con una pandemia, y de inmediato ponga en libertad a las personas que no puede proteger”

“Expertos médicos creen que es casi imposible que ICE pueda proteger a las personas en sus centros de detención de una infección de COVID-19, el resultado de que pueda ser daño muy grave o incluso muerte para personas en alto riesgo dado sus condiciones médicas, discapacidades o edad avanzada”, consideró Jordan.

La acción legal se dio como parte de una demanda colectiva presentada en 2018 en la que aseguran que ICE negó la atención médica adecuada y adaptaciones para discapacitados a inmigrantes mientras se encontraban en las 158 prisiones de inmigrantes en todo el país.

EL PRIMER DETENIDO CONTAGIADO

El urgente llamado se da un día después que ICE confirmase que un inmigrante mexicano detenido en una prisión del estado de Nueva Jersey dio positivo en las pruebas de COVID-19, el primer caso de su tipo en todo el país.

En un breve comunicado, ICE explicó que el hombre de 31 años cuya identidad no ha sido desvelada, se encontraba en la prisión de Bergen y tras dar positivo fue puesto en cuarentena, y las personas que tuvieron contacto con el paciente están siendo revisadas.

Tras conocer esta noticia, as autoridades suspendieron temporalmente la recepción de nuevos detenidos en Bergen, indicó ICE, que ha registrado ya 19 casos de coronavirus entre su personal, aunque solo uno de ellos que trabaja en un centro de detención, en Elizabeth (Nueva Jersey).

PEOR QUE EN UN CRUCERO

“Dejar en libertad a estos prisioneros (inmigrantes indocumentados) debe hacerse por la misma razón que la gente no está tomando cruceros porque las instalaciones de detención de ICE son cerradas”, dijo la doctora Michelle Heisler profesora de medicina interna y salud pública de la Universidad de Michigan.

Heisler participó hoy en una conferencia para discutir la necesidad de que la Casa Blanca tenga una estrategia en esta pandemia que sea inclusiva, no basada en el nacionalismo xenófobo "nosotros contra ellos”.

Al ser cuestionada por Efe sobre el potencial riesgo, Heisler advirtió que, “incluso en circunstancias ideales, es casi imposible que los inmigrantes detenidos alcancen los seis u ocho pies de distancia necesarios” requeridos para tratar de evitar el contagio de COVID-19.

“Son tan inadecuadas las condiciones que ni siquiera se pueden lavar las manos correctamente”, subrayó la experta.

La Prensa