Sector funerario denuncia irrespeto al duelo y falta de protocolo en entierros por COVID-19

La Asociación e Industria Funeraria de Honduras pidió a las autoridades que los tomen en cuenta para el correcto manejo de los cuerpos.

Masivos entierros y mucho dolor en Honduras producto del coronavirus. (Imagen ilustrativa)
Masivos entierros y mucho dolor en Honduras producto del coronavirus. (Imagen ilustrativa)

Tegucigalpa, Honduras.

La Asociación e Industria Funeraria de Honduras se refirió a través de una carta pública a la situación que está atravesado la población a causa de la pandemia del coronavirus y denunció que no están siendo tomados en cuenta por parte de las autoridades.

"Hay falta de lineamientos específicos y respeto al protocolo de manejo de cadáveres promulgados por Salud en esta pandemia y que se suponía era de estricto cumplimiento de los hospitales del país, pero no se está implementando de la manera correcta, poniendo en riesgo no solo a nuestros colaboradores, sino también a los familiares de los fallecidos", exclamaron.

"Hemos enviado escritos formales y manifestaciones presenciales con propuestas a Sinager, Copeco y algunos Codem para delinear una estrategia conjunta y desarrollar un trabajo adecuado y profesional en lo competente a los manejos de personas fallecidas por COVID-19, pero no han sido tomadas en consideración", alegaron.

Relacionada: Dramáticas escenas en entierro de fallecida por coronavirus en Honduras

"Seguimos ofreciendo nuestra experiencia, conocimiento, logística y recurso humano para contribuir al entierro digno y eficiente de los fallecidos a nivel nacional. Con esto se busca evitar llegar a los temidos entierros masivos por causa del congestionamiento de las morgues hospitalarias, también propusimos lineamientos para atender los fallecidos en los hogares, ya que es real la exposición del entorno familiar y el alto riesgo de contagio por las muestras inevitables de afecto y amor", apuntaron.

Se les incluya

La Asociación e Industria Funeraria de Honduras pidió que se les tome en cuenta como colaboradores para coadyuvar esfuerzos y así elaborar una ficha de seguimiento para el grupo familiar de cada persona que fallezca en barrios, colonias y caseríos a nivel nacional.

Solicitaron que se incorpore por lo menos un miembro de la Asociación a los diferentes Codem nivel nacional para apoyar y ayudar a controlar el avance inminente de la pandemia.

entierros 2(1024x768)
Forenses coinciden que fallas en la preparación y trasladado de un cuerpo pueden ser un riesgo para familiares que asisten al sepelio. (Imagen referencial)

"Hasta hoy no se nos ha sumado formalmente a las reuniones que se mantienen diariamente, suponemos que para verificar el seguimiento de la estrategia de contención a la pandemia, dejando personas sin experiencia y sin preparación adecuada, manejando protocolos que ni siquiera conocen y para lo cual nunca fueron entrenados", agregaron en su carta.

Además: Honduras reporta 1,075 nuevos contagiados por coronavirus y 19 muertes sospechosas

"Advertimos que no solo los hospitales verían sobrepasada su capacidad operativa a causa de contagios masivos, sino que también las morgues, debido a que Sinager ha querido desarrollar entierros de manera unilateral con pocos recursos logísticos y sin capacitar al personal en el protocolo respectivo y con el acompañamiento de un grupo reducido de funerarias que no dan abasto a los entierros que se dan día a día", expusieron.

"También dijeron que los familiares se verían obligados a hacer los entierros por falta de insumos y de asistencia de Sinager, poniendo en riesgo la salud y la vida de los familiares de los fallecidos", remarcaron.

El sector funerario recordó que la fallas al protocolo provocarían sufrimiento a los familiares de los fallecidos, pues aseguran que no les permiten pasar el duelo de la manera correcta, negándoles también los 10 minutos que el protocolo establece para reconocer y llorar a su ser querido, provocando inclusive confusión en la entrega de los cuerpos.

"Advertimos del peligro de entierros masivos con la excusa de que las morgues están rebasadas, esto se puede evitar realizando entierros fluidos y sumando a todo el sector funerario, pero sobre todo el respeto al protocolo en lo que refiere al tiempo de 12 horas para realizar el entierro después de haber fallecido y la cantidad de 10 personas que pueden estar presentes en el sepelio, buscando bajar la efervescencia emotiva del círculo familiar cuando se va a realizar el entierro", enfatizaron.

La Prensa