Tegucigalpa, Honduras.

Para el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, si la vacunación no alcanza la inmunización de rebaño no se podrá hablar de recuperación de la economía.

“No hay reactivación si no hay vacunación. No podemos garantizar recuperación plena si no hemos alcanzado el efecto de inmunización de rebaño (80%) de la población, y por ahora estamos lejos de alcanzar ese estatus. Podemos afirmar que por cada seis meses de retraso en el proceso de vacunación referido podríamos estar perdiendo hasta un 2% de PIB”, aseguró.

El dirigente de esa gremial señaló que en los primeros cinco meses del año el índice mensual de actividad económica (Imae) indica que la economía cayó alrededor de -6% entre enero y febrero. Para marzo crece arriba del 7%, lo que resulta ser esperanzador, y se pueden ver algunos leves signos de recuperación de los negocios. Sin embargo, su sostenibilidad aún es precaria y se requiere de un esfuerzo sostenido para lograr que salgan a flote.

Indicó que además del desfase de cinco meses en el proceso de vacunación, el daño a la economía causado por las tormentas tropicales Eta y Iota afecta directo el ritmo de crecimiento.

“Eta y Iota nos dejaron daños significativos en la infraestructura que aún no se han rehabilitado, como los bordos y canales de protección, las plantaciones de cultivos de exportación aún no se recuperan. Tomará algún tiempo y una alta inversión el proceso de recuperación y, por otro lado, tenemos un desfase de cinco meses en el proceso de vacunación”.

El líder empresarial señala que “son necesarias las inversiones para la rehabilitación de la infraestructura, la rehabilitación de plantaciones dañadas por los huracanes, mantener los incentivos, líneas de alivio, capital de trabajo y reestructuración de obligaciones de las empresas con sus bancos. Asimismo, se requiere la aplicación de protocolos de bioseguridad, el fortalecimiento de los centros de triaje y del sistema hospitalario.

A su juicio, el segundo semestre del año podrán verse “meses de una leve recuperación, que permitirán al final de año alcanzar un crecimiento cercano al 3%, no al nivel proyectado por el BCH. El alcanzar ese crecimiento dependerá de muchos factores, entre otros el avance en el proceso de vacunación”, insistió Sikaffy.

Indicó que la recuperación del empleo perdido durante el año pasado es un reto del sector empresarial.