Más noticias

La microbióloga de la industria avícola

Jessica Saybe estudió en el extranjero, pero al llegar al país se dedicó a un negocio alejado de su profesión. Hoy es proveedora de Wal-Mart Stores

cuando en 1988 recibió de la American University el título de licenciada en microbiología, en sus planes estaba regresar al país a ejercer su profesión, nunca fundar y mucho menos gerenciar una empresa dedicada a la comercialización de huevos.

Así recuerda su incursión en esta industria la actual gerente propietaria de Avícola Río Amarillo (Aviaria), Jessica Saybe de Bueso, fundada en 1989, un año después de su retorno al país con un título de microbióloga en las manos. “Empecé jugando con esto de las aves (...), hoy somos una empresa seria” que da empleo directo a más de 60 personas en la zona noroccidental del país, donde maneja, junto a sus hijos, la granja de producción.

25 años después de haber dado sus primeros pasos en el complejo mundo de la avicultura, Saybe de Bueso es una mujer con amplio conocimiento de los procesos de producción y de comercialización de los productos avícolas, de las oportunidades de mercado y de las barreras arancelarias que impiden comercializar el producto fuera de las fronteras hondureñas.

Sus conocimientos avícolas le han llevado a fundar y ocupar importantes puestos en las juntas directivas de las organizaciones del gremio.

Saybe de Bueso no olvida su profesión de origen y dice que la microbiología ha sido una aliada en el quehacer diario de su trabajo. Esos estudios, apunta, le han ayudado en los controles requeridos para llevar al mercado un producto de alta calidad, un producto seguro para el consumo humano.

Aviaria

Avícola Río Amarillo está ubicada en el occidental departamento de Copán. Es una pequeña empresa dedicada a la cría de pollitas ponedoras, y horizontalmente enfocada a la producción de alimento concentrado para consumo propio y para la venta a otros productores. Los subproductos de los desechos son utilizados para la producción de composta procesada.

Tienen una producción aproximada de 6,000 cajas mensuales de huevos. El 70% de esta producción es comercializada en centros de ventas y supermercados de la región occidental del país, San Pedro Sula (ciudad industrial) y Tegucigalpa (capital del país). Los huevos son comercializados bajo las marcas Nutri Yema y Tu Confianza, este último un huevo rojo, con el que buscan diversificar el mercado.

Entre las metas de la empresa está la exportación de su producto al mercado centroamericano.

Uno de los mercados en la mira es el de Nicaragua. “Hemos hecho todo el proceso para llegar a ese mercado, incluso nuestra granja ya fue inspeccionada por una compañía especializada de aquel país y sacamos una puntuación excelente, 115 de 120, pero todavía no nos dan los permisos para exportar”, dice a D&N Saybe de Bueso.

“Hay un alto proteccionismo a la industria en los países”, comenta la empresaria. “Nuestras autoridades están actuando de forma correcta, pero cuando ya el otro país viene a revisar nuestro proceso, no aprueba la exportación”.

“La traba, el obstáculo está en los países que van a importar nuestro producto. Ellos están protegiendo su industria”, apunta.

Saybe de Bueso dijo que 2014 ha sido un año difícil. La inflación y la devaluación afectan el negocio. Se reduce la capacidad adquisitiva de los hondureños. Son muchos los retos, uno de ellos “trabajar eficientemente”.

Reconocimientos

Aunque destaca que tienen muchos obstáculos en el negocio, no se desanima y sigue adelante con su proyecto, que ha dejado momentos memorables, entre los que menciona los reconocimientos nacionales e internacionales al trabajo que realizan.

Uno de esos reconocimientos lo recibieron en el marco de un congreso latinoamericano que se realizó en El Salvador.

El último de esos reconocimientos se los otorgó el gigante estadounidense de ventas minoristas Wal-Mart, por ser el proveedor con mejor calidad de huevo. Son reconocimientos que ha recibido junto a sus empleados, sin quienes, dice, no habría logrado el éxito empresarial.

Jessica Saybe de Bueso agregó que estos momentos son los que le motivan a seguir adelante con su empresa y a invertir en Honduras.

“Imagínese que tenemos 60 empleos directos en Aviaria y si yo me hubiera quedado allá en Estados Unidos esos empleos no existirían aquí. Todo lo que tenemos se lo debemos a Honduras, por eso yo siempre digo que hay que invertir acá y trabajar acá”.

La Prensa