24/05/2024
12:32 AM

Mercado de café no está desabastecido

  • 23 septiembre 2011 /

El exportador Emilio Medina negó ese argumento para subir el precio del producto.

Los exportadores de café rechazaron que haya desabastecimiento del grano en el mercado nacional, tal como lo han señalado recientemente representantes del Gobierno, como argumento para aumentar el precio del producto que se vende en el país.

Emilio Medina, representante de la Asociación de Exportadores de Café de Honduras, Adecafeh, señaló que el viceministro de Industria y Comercio, Juan José Cruz, expresó a una radio capitalina que el mercado nacional estaba desabastecido debido a que se quiere favorecer a una de las empresas que compite en el mercado nacional.

“Lo que ocurre es que ellos querían proteger a una casa exportadora. Hay un tostador nacional que no compró café porque no quiso, no quiso comprar porque creyó que el mercado iba a bajar y siguió subiendo”, explicó Medina.

“Al ver ese tostador que estaba perdido, se abocó al Ihcafé para decirles que implementaran la fijación de cuotas y de precios y le permitieran agenciarse de materia prima barata en vista que los precios del mercado nacional e internacional se han incrementado notoriamente y posiblemente para controlar a su competencia, que es otra cosa que no le gusta a este tostador”, argumentó el exportador.

“El tostador es Café Indio”, ahondó el representante de los cafetaleros.

El exportador recordó que en marzo se reunieron con el presidente Lobo para grantizarle, aunque “no como una obligación”, que no habría desabastecimiento.

“Si se le pregunta a empresas como Más Café, Café Maya y los demás tostadores pequeños, van a negar que hay desabastecimiento. Además, hay que dejar claro que como estamos en una economía de libre mercado, no es obligación nuestra mantener el precio del café regulado”, explicó.

Controlar el mercado

Los exportadores temen que el Gobierno quiera imponer un control de precios a partir de la nueva cosecha, porque según ellos traería consecuencias graves para la industria.

Algunas de las consecuencias serían el cierre de las exportadoras de café, la paralización de la comercialización interna del grano y el fomento del contrabando e incremento en el déficit de la balanza comercial, afectando seriamente la economía nacional.