Economía

Más noticias

Inseguridad y baja educación de la fuerza laboral limitan el crecimiento

La seguridad es determinante, al igual que la simplificación administrativa, señala presidente del Cohep. Honduras tiene bajísimos niveles del logro educativo, principalmente en áreas rurales, señala la Unah.

TEGUCIGALPA

El poco rendimiento y capacidades del capital humano y el crimen y la inseguridad son las principales barreras del crecimiento y desarrollo de los emprendedores y las empresas en Honduras.

Así lo revela el estudio Diagnóstico de crecimiento inclusivo en Honduras presentado ayer por el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y representantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Según el estudio, también son limitantes los altos costos administrativos, la infraestructura y las fallas de mercado, así como los riesgos micro y macroeconómicos que persisten en el país.

Los resultados indican que estos factores limitan el crecimiento económico inclusivo de Honduras. Para el caso, las empresas citan al capital humano como una limitación “importante” o “severa” para hacer negocios.

“Honduras tiene bajísimos niveles de logro educativo, principalmente en las áreas rurales. Las empresas afirman que la fuerza la laboral tiene una educación inadecuada, por lo tanto eso ha limitado el desarrollo porque impacta en las exportaciones y frena las inversiones”, manifestó Ricardo Matamoros, director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Unah.

Esta falta de formación hace que ocho de cada 10 empresas tienen que contratar servicios externos para capacitar a sus empleados, generando un costo adicional, de acuerdo con cifras del Banco Mundial y del BID.

Respecto a la inseguridad, indican que las empresas hondureñas son de las que más cargan con costos por la seguridad y las pérdidas por robos o vandalismo en Centroamérica, pese a que el Estado invierte el 13% del PIB.

Los costos administrativos se derivan de los trámites que tienen las empresas con el Gobierno que resultan ser interacciones largas, caras y complicadas.

A raíz de los problemas citados en el estudio, los analistas concluyen en que hay un entorno en el que las oportunidades de progreso económico son limitadas, lo que incentiva a las personas para migrar. “Hay una necesidad de que se tomen acciones. La seguridad es determinante, igual que la simplificación administrativa”, advirtió el presidente del Cohep, Juan Carlos Sikaffy.

“Lo único que necesitamos es voluntad política, con eso el país daría un salto importante en materia de inclusión”, enfatizó Sikaffy. La situación socioeconómica de Honduras empeoró durante 2020 con la pandemia del covi-19 y las tormentas Eta y Iota.