26/05/2024
08:27 PM

FMI pide a países de la región promover la inversión

  • 05 febrero 2023 /

El crecimiento de la economía hondureña será menor en 2023
al estimarse en 3.5%, según el Fondo Monetario.

San Pedro Sula, Honduras.

El panorama socioeconómico para Honduras no es halagador para 2023. Así lo indica la actualización de cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI) al estimar un crecimiento económico de 3.5%.

También proyecta una tasa de inflación de 6.2%. Por el momento, las autoridades del Banco Central de Honduras (BCH) no han anunciado las metas indicativas para este año.

El Programa Monetario 2022-2023 mantiene una tasa de crecimiento del producto interno bruto (PIB) entre 3.5% y 4.5% para este año y una inflación de 5.63%.

Claves

Ley de Justicia Tributaria Nueva ley fiscal anunciada por la presidenta Xiomara Castro ha generado un fuerte debate en el país. Para el FMI, se deben seguir mejorando las redes de protección en la región, construyendo sobre los avances recientes con el fin de garantizar asistencia social fiable.

Un análisis del FMI elaborado por Gustavo Adler, Nigel Chalk y Anna Ivanova señala que la desaceleración del crecimiento, la inflación elevada y la incertidumbre mundial implican que este año los niveles de vida disminuirán para mucha gente de la región y que habrá un mayor grado de ansiedad con respecto al futuro.

Agregan que para revertir estas tendencias y el impacto de la pandemia hay que restaurar la estabilidad macroeconómica y estimular el crecimiento de manera duradera mediante reformas estructurales, pero encontrar acuerdos para emprender reformas económicas razonables en un entorno de fuertes tensiones sociales será una batalla cuesta arriba, subrayan.

“La continua posibilidad de malestar social y paralización política puede minar la confianza y ser un lastre para la actividad económica”, dicen los expertos.

El análisis publicado por el Fondo Monetario dice que, pese a las evidentes dificultades, las políticas deben centrarse en lograr la estabilidad económica, estimular el crecimiento y la creación de empleo, fomentar la iniciativa empresarial y atender las acuciantes necesidades sociales a las que se enfrentan muchas personas en la región.

Dicen que los bancos centrales no deben flaquear en su lucha para reducir la inflación, que exigirá esfuerzos denodados. La política fiscal tendrá que hacer hincapié en el gasto social para ayudar a los pobres y al mismo tiempo en reducir la deuda pública.