15/08/2022
06:00 AM

Más noticias

Gobierno de Honduras analiza revisión del DR-CAFTA

Entre 2006 y 2021, el déficit comercial entre Honduras y Estados Unidos aumentó en más de $2,200 millones. La producción de carne bajó y la agrícola se estancó.

San Pedro Sula

El Gobierno planea revisar el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-Cafta), mientras los productores de granos prefieren la eliminación porque los mantiene “arrinconados”.

El Cafta, ratificado en 2005, entró en vigencia para Honduras en 2006 con la expectativa de eliminar las barreras comerciales, facilitar el flujo de mercancías y capitales con el fin de alcanzar el desarrollo material y humano de los países firmantes.

Cuando restan dos años para un libre comercio pleno (con cero aranceles), las cifras del comercio y la situación en el campo muestran que el DR-Cafta debilitó social y económicamente a Honduras.

Entre 2000-2004, el déficit de la balanza comercial (la diferencia entre exportaciones e importaciones) entre Honduras y EUA era en promedio (anual) de unos $585 millones, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca).

En 2021 llegó a $2,780,084, creció 475%. Gerardo Torres, vicecanciller de Honduras, recuerda que “hace 20 años, quienes promovían el Cafta prometían que el libre comercio iba a generar un desarrollo económico; sin embargo, Honduras es hoy mucho más pobre”.

Datos

- 65,744 Toneladas de carne en 2005. Producción de carne bovina cuando Honduras ratificó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

- 63,681 Toneladas de carne 2020. Después de 17 años de TLC, la producción de carne de res es inferior en Honduras, según cifras de la FAO.

“Una de las cosas que generó la importación de productos de Estados Unidos, los cuales tienen apoyo de su Gobierno, es el desmontaje de la capacidad productiva agrícola de Honduras. Los granos básicos sufrieron un impacto negativo. Hay sectores, como los textiles, que sí lograron colocar productos en EUA”, dijo.

Explicó que la revisión del Cafta “está en análisis” y “hay que esperar lo que planteará la Presidencia”. A su criterio, el Cafta“o no funciona o es necesario que tenga otras cosas para garantizar que las ventajas lleguen a la población más vulnerable”.

El Cafta, según él, para EUA tuvo un efecto negativo también, “por una parte no hay aranceles, pero por otra parte el nivel de migración de Honduras a EUA creció exponencialmente”.

“Hay una buena oportunidad para revisar no solo el Cafta, sino todo el modelo de libre comercio. Todo ese modelo de apertura de fronteras, apertura arancelaria, que creían que traería desarrollo en Centroamérica, y puntualmente Honduras, no es el caso”, expresó.

Cifras de la FAO indican que en más de 17 años la producción de granos y carne no experimentó un crecimiento acorde al incremento poblacional.En el 2000, la población de Honduras era de 6.5 millones. Ese año, los agricultores produjeron 533,598 toneladas de maíz y en 2020: 666,798.

En 2021, la población superó los 9.5 millones.Dulio Medina, presidente de Prograno, explicó que la “producción bajó porque la demanda interna se redujo debido a las importaciones de EUA, donde los productores tienen apoyo del Gobierno por medio de subsidios”.

“Sería mejor que eliminaran el Cafta, pero es imposible. Del lobo un pelo, con una revisión que hagan estaría bien. El TLC ha tenido arrinconados a los agricultores. Los productores de maíz antes teníamos tres mercados: el de productos balanceados, el de harinas, el informal y el de subsistencia. Con el Cafta perdimos el de productos balanceados. Las empresas que los fabrican importan maíz amarillo más barato de Estados Unidos”, manifestó.