Tegucigalpa, Honduras.

Con la aprobación de la exoneración del 15% del impuesto sobre la venta (ISV) al sector agroindustrial y ganadero se prevé una estabilidad de precios en los productos de consumo popular, aseguran las autoridades.

Para que la normativa entre en vigor se está a la espera del nuevo reglamento de aplicación, el cual será definido hoy entre el Gobierno y los productores, luego que el Legislativo se comprometiera a dar una revisión al mismo.

Autoridades de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos (Fenagh) consideran que el efecto de la exoneración se reflejará en la canasta en cuatro o seis meses.

Sin embargo, hay costos como la energía, la seguridad y la devaluación que también afectan los precios que fijan las empresas, refiere Fernando García, director de la Asociación Nacional de Industriales (Andi).