26/11/2022
08:15 AM

Más noticias

Suiza aumenta la demanda de cacao hondureño

Entre 2020 y 2022, durante la pandemia, la demanda de chocolate vendido por la empresa Coop en Suiza aumentó entre 30% y 40%.

Tegucigalpa

En medio de la pandemia y la crisis internacional provocada por el conflicto bélico en Ucrania, Suiza, el país que fabrica los mejores chocolates del mundo, aumenta la importación de semillas de cacao producidas por más de 2,000 hondureños.

A través de Chocolats Halba Honduras, subsidiaria de la compañía helvética Chocolats Halba, Suiza le compra directamente a los cacaoteros hondureños anualmente 500 toneladas, unas 470 toneladas más que las adquiridas en 2013, el año que esa empresa comenzó sus operaciones en este país.

Chocolats Halba compra la materia prima a unos 2,000 productores de 15 cooperativas y la exporta a Suiza donde la convierte en diferentes barras de chocolate que son comercializadas por Coop, la segunda empresa mayorista de distribución de alimentos.

Otros productos hondureños

Mercado. Chocolats Halba, además de seis barras de chocolate de 60%, 70% y hasta 87% de cacao, fabrica un chocolate para el mercado de Francia; conejos de pascua, galletas y bombones praliné.

Luis Vélex, gerente general de Chocolats Halba Honduras, le explicó a Diario LA PRENSA que “durante la pandemia, la demanda de chocolate hecho con cacao de Honduras tuvo un incremento de un 30% y 40%. En vez de una reducción, por los efectos de la pandemia, hubo un aumento de la demanda del chocolate hondureño”.

“En los supermercados Coop de Suiza, el chocolate hondureño es el que más creció en demanda. Ahorita, por ejemplo, con la crisis que se avecina, con la inflación que hay en todos los países del mundo por la guerra en Ucrania y el aumento de los precios de los combustibles, ha habido una considerable reducción en las ventas de chocolate a nivel global. Todos los supermercados han reducido las ventas de chocolate, sin embargo, las ventas de chocolate hondureño siguen aumentando más”, dijo Vélex.

En todos los establecimientos de Coop, diseminados por el territorio suizo, el chocolate hondureño comparte espacio en los anaqueles con los fabricados con semillas de cacao de Ecuador y Madagascar.

Para los productores de cacao de todo el mundo, el mercado de Suiza es de interés comercial debido a que es el país donde hay un mayor consumo per cápita de chocolate (8.8 kilos aproximadamente) y pagan precios superiores a los cotizados en la bolsa de valores.

“Como hondureños nos sentimos orgullosos que una empresa suiza le compre directamente a los productores. Nosotros le compramos a las cooperativas y somos los chocolateros directamente. Nosotros cortamos la intermediación y eso nos permite pagarle a los productores un precio que va muy por encima del precio establecido por el mercado internacional”, dijo Vélex.

Las barras de chocolate, cuyas cajas tienen impreso en mayúscula el nombre Honduras, son comercializadas por Coop con dos importantes sellos para los consumidores suizos: Bio (orgánico) y Fairtrade (precio justo).

“Es por esto que los productores reciben ese precio justo. Hace poco tuvimos una visita de productores de Nicaragua y decían: qué no diéramos por tener los precios que tienen los hondureños. Los productores de Nicaragua reciben $1,200 menos por tonelada que los productores de Honduras. Es importante mencionar que Chocolats Halba incentiva a los productores a producir cacao orgánico, con certificación de orgánico y comercio justo. El sello orgánico lo puede tener cualquier productor, pero el de precio justo no, porque debe estar asociado en una cooperativa”, dijo.

El mercado suizo, según las cifras de esa empresa, ofrece a los productores hondureños la oportunidad de proveerle anualmente 1,000 toneladas de cacao, es decir, el doble de la cantidad exportada actualmente.Para acceder a ese mercado y lograr mejores precios, los cacaoteros hondureños deben asociarse a las cooperativas y proveerle la materia prima a Chocolats Halba.

El cacao comprado en Honduras es exportado a Suiza. En ese país, Chocolats Halba procesa la materia prima en una planta con alta tecnología y fabrica chocolates para la cadena Coop.