San Pedro Sula, Honduras.

La crisis económica generada por la pandemia del covid-19 sigue impactando a algunos sectores del país, uno de ellos es el de los pequeños hoteles, que a pesar de que ya hay una apertura económica más amplia a la que se tuvo en 2020, todavía no logran generar rentabilidad en sus operaciones debido a la baja tasa de ocupación.

Roberto Oseguera, presidente de la Asociación de Hoteles Pequeños de Honduras (Hopeh), informó que un 48% de los propietarios de hoteles están dispuestos a vender sus negocios.

“La gente lo que está procurando es recuperar ahorita algo, para que después en la peor calamidad no le den lo que quiera darle la persona que compra”, comentó el empresario.

Oseguera señaló que actualmente el 6% de los hoteles afiliados a la asociación están cerrados y no volverán a abrir sus puertas debido a la crisis.

LEA: Criptomonedas, ¿por qué su auge entre inversores?

La Hopeh presentó el informe del Impacto en los hoteles por covid-19, del primer trimestre de 2021, donde indicaron que la tasa de ocupación promedio que tuvo el sector fue del 27.5%, muy por debajo de la tasa establecida para alcanzar el punto de equilibrio para la operación de los establecimientos, que según la Hopeh, es del 45%. Esta situación está provocando que el sector opere cada mes con pérdidas y que tengan más dificultades para cumplir con sus obligaciones financieras.

Denis Godoy, director ejecutivo de la Hopeh, explicó que esta situación no les permite cubrir sus responsabilidades para operar. “No tienen la capacidad para pagar hoy en día las deudas que tenían antes de la pandemia”, dijo.

Godoy comentó que el problema de las deudas es que se incrementaron y las cuotas se han hecho mayores, “no encontramos una medida de alivio con el sistema financiero, la única medida que estábamos empezando a aplicar es que los hoteles pequeños puedan aplicar una readecuación, con mayor plazo para pagar y un período de gracia, donde solamente se paguen los intereses”.

El director ejecutivo de la Hopeh manifestó que a pesar de la buena disposición que tiene el Banco Hondureño para la Producción y Vivienda (Banhprovi) como un aliado, los productos de alivio se manejan a través de los intermediarios financieros en la banca, que no generan la flexibilidad necesaria para que el sector de los pequeños hoteles pueda acceder a los mecanismos.

“Hemos logrado una ampliación de los mecanismos de alivio hasta el 30 de junio de este año para tratar de ayudar al resto de los hoteles que no lograron acceder al mecanismo de redescuento”.

El informe de la Hopeh señala que el 40.7% de los socios logró acceder al redescuento de sus financiamientos, un 40.7% de los hoteles no alcanzó a beneficiarse con el mecanismo, un 18.6% no cuenta con financiamientos y el 60% de los hoteles que no accedieron al mecanismo están interesados en integrarse al alivio.

La Hopeh también señaló que el 64.4% de los hoteles pequeños no tendrá la capacidad necesaria para cubrir la cancelación de intereses al llegar la fecha de pago. “Se requiere mayor plazo para pagar y trasladar las medidas de alivio para el próximo año, con el tema del pago de los servicios públicos estamos igual porque la factura de la Enee sigue llegando tal cual en tiempos normales a pesar de que la demanda es menor, la tramitología en las municipalidades sigue siendo engorrosa, no hay facilidades para temas legales”, lamentó Godoy.

Otro de los problemas señalados por los representantes del sector hotelero es que las restricciones de movilidad en algunos municipios está afectando el rubro, un ejemplo de ello fue la situación del departamento de Olancho, donde la ocupación promedio antes de las restricciones alcanzaba el 25% y ahora se redujo a penas un 10%, “la situación es precaria, se paraliza la economía, pero no las responsabilidades”, expresaron.

Godoy mencionó que es urgente que haya capital fresco para los hoteleros, ya que un 10% de ellos tiene planes de contratar personal a pesar de estar operando con pérdidas, por lo que de existir una medida de alivio incrementará la oferta de empleo en un sector en el cual se han perdido miles de trabajos.