Más noticias

Industria aérea se recupera un 6% en Honduras

A pesar de que en la región la recuperación se prevé para 2022 y 2023, en el país ya se mejoraron las cifras observadas en 2019.

A nivel mundial el transporte aéreo lleva 18 meses delicados debido a los efectos de la pandemia que obligaron a frenar las operaciones durante muchos meses, lo que provocó pérdidas millonarias a las compañías que se vieron obligadas a reestructurarse y otras tuvieron que cerrar operaciones.

Peter Cerdá, vicepresidente regional para las Américas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), explica a D&N que a diferencia de Estados Unidos y Europa, donde los gobiernos apoyaron a las líneas aéreas, en Latinoamérica fue todo lo contrario, “por la burocracia y los costos operativos de la región varias líneas aéreas decidieron salirse del mercado y son compañías que han indicado que no van a volver a esos mercados como en Chile y Argentina”, detalla Cerdá.

Sin embargo, señala que para Honduras es otra situación la que se vive en la región e incluso ya hay una recuperación de un 6% comparado con las frecuencias que se tenían en 2019, antes de la pandemia.

El experto explica que esta situación se debe a la gran cantidad de hondureños que viven en el exterior y que la conectividad que se tiene con Estados Unidos se ha mantenido debido a que no impusieron restricciones para ingresar al país.

Cerdá indica que a nivel global los pronósticos para que los vuelos domésticos vuelvan a la normalidad se proyecta para el 2022 o 2023. Señala que hay mercados como México que ya han llegado a esa recuperación gracias a las medidas de no cerrar fronteras, pero hay otros como Chile y Argentina que tardarán más en recuperarse por estar cerrados al mundo.

“En la región se han suspendido 522 rutas, así, cuando hacemos la comparación regional a la de Honduras, vemos que es una situación mucho mejor que el resto de la región. No se han recuperado todas las rutas que tenía, debido a que se suspendió la de Tegucigalpa-Atlanta, pero a la vez se inició la ruta de San Pedro Sula a Los Ángeles que no existía antes. Esto demuestra el potencial que tiene el país para acceder a nuevos mercados”, señala Cerdá.

El vicepresidente regional de la IATA en la región agrega que la apertura del nuevo aeropuerto de Palmerola creará un movimiento positivo de líneas aéreas con nuevos destinos y mejor conectividad, y que al mismo tiempo se potenciará el sector carguero.

“Un aeropuerto de la magnitud de Palmerola permitirá que haya vuelos directos a Sudamérica que hoy no existen, más vuelos a Estados Unidos o vuelos directos a Europa”, comentó.

Transformación

Los cambios en el transporte aéreo.La pandemia obligó a las compañías aéreas a crear tecnología que estaba proyectada para ser implementada en 5 o 6 años para evitar el contacto con las personas y agilizar procesos.

El representante de IATA también alaba las iniciativas que está impulsando el gobierno de Honduras, ya que crean una base para que las líneas aéreas puedan ser más competitivas, ofrecer mejor servicio y ser más productivas.

Cerdá considera que en Latinoamérica es importante el apoyo de los gobiernos para las líneas aéreas ya que es el único medio de transporte seguro que tiene fiabilidad a un precio razonable.

“Todavía tratan al transporte aéreo como una vaca lechera, y se ve como un medio de transporte de lujo y no como uno de necesidad y viabilidad. Eso hay que cambiarlo”, manifiesta.

Cerdá apunta que cada vuelo crea más empleos y más contribución y en el caso de Honduras el potencial es mayor, ya que el turismo no está totalmente desarrollado como en Costa Rica.

“Se debe tratar al transporte aéreo como un medio esencial para el desarrollo económico y social del país, cuanto más barato sea volar, más barato será el número de la población que pueda viajar”, asegura el ejecutivo.

Por último, indica que la recuperación se irá dando primero con los viajeros que ven a amigos y familiares, seguido por el turismo y por último serán viajes de negocios.