27/05/2023
02:49 PM

Doce laboratorios hondureños con certificación ISO

  • 23 septiembre 2015 / 05:09 AM /

Cultivos agrícolas, producción de alimentos y medicinas son parte de los sectores que cuentan con un proceso de normativa internacional de calidad

Tegucigalpa, Honduras.

El sector privado y gubernamental acelera el paso en el campo de las acreditaciones internacionales en materia de salud e industria.

Once laboratorios de ensayo y uno de calibración han concluido con el proceso de aplicación de la norma ISO 15189 y solicitado su acreditación al Organismo Hondureño de acreditación (OHA).

La norma ISO 15189 es aplicable a organizaciones con distintos niveles de especialización, entre estos centros nacionales de referencia, laboratorios de rutina básica o de emergencias.

También adelantan procesos para la acreditación de laboratorios industriales o de ensayos con la norma ISO 7025, que se desempeñan en el área de alimentos, ambiental, aguas y agricultura.

Con esta norma, el Instituto Hondureño del Café (Ihcafé) tiene acreditados laboratorios sensoriales y de catación.

La norma de mayor uso en el país es la gestión ISO 9001.

Los programa de acreditación de laboratorios de ensayo, de análisis de alimentos, agua, suelo, aire, temas industriales como textiles, materiales, medicamentos farmacéuticos, materiales de construcción, agrícola y veterinaria, les aplica la norma ISO 7025.

A los laboratorios clínicos, con fines de diagnósticos médicos, de programas de salud o diagnósticos en enfermedades humanas, aplica la norma ISO 15189.

“Son muchos los que están certificados en temas de gestión (con la ISO 9001), pero que todavía no le han apostado a la parte técnica.

Eso es muy bueno, pero lo ideal es llegar a la acreditación con la norma 15189 porque es una norma propia de los laboratorios clínicos y además de mostrar calidad por la norma de gestión lo harán por la parte técnica parámetro por parámetro”, dijo a D&N Liza Madrid, coordinadora técnica del OHA.

La ISO 15189 es la norma que especifica los requisitos relativos a la calidad y la competencia de los laboratorios clínicos: acuerdos de petición, preparación del paciente, recolección de muestras, transporte, almacenamiento, procesado y análisis de muestras clínicas, validación, interpretación, comunicación y asesoramiento.

Laboratorios hondureños

Entre 2010 y 2015, los laboratorios vinculados a la inocuidad de alimentos acreditados son 12: Laboratorio químico agrícola de la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (FHIA); Laboratorio Jordanlab, Ecolova (agua y alimentos), Agrobiotek, laboratorio de control de calidad de la Central de Ingenios, laboratorio de Análisis industriales MQ (farmaceútica).

Además el Laboratorio Nacional de Análisis de Residuos, Laboratorio de Control de Alimentos del Departamento de Vigilancia de la Jefatura Regional del Distrito Central (Región Metropolitana de Salud) y el laboratorio de microbiología de la empacadora de productos acuáticos San Lorenzo.

Los laboratorios de Microbiología de Alimentos y de Análisis de Alimentos de la universidad de El Zamorano, y el laboratorio de control de calidad de Aguas de San Pedro, han sido acreditados por organismos homólogos al OHA vinculados a la inocuidad de alimentos.

También se certificó un laboratorio de calibración para pesos y medidas de productos y servicios.

“Los procesos de acreditación se realizan una vez que los laboratorios han implementado la norma. Los servicios de acreditación consisten en una evaluación si tienen implementada la norma y la competencia técnica de los laboratorios. Lo que acreditan son parámetros, no se acredita en todo lo que hacen”, explicó Madrid.

Dijo que los laboratorios hondureños se están acreditando en temas complejos como: realizar una prueba de vitamina C en jugos, de azucares en miel o jalea, en textiles, en medicamentos, pruebas de glucosa, colesterol y triglicéridos, urocultivos, determinación de VIH o rotavirus para niños y la prueba de dengue.

En el campo de análisis industriales se acreditan por ejemplo pruebas de residuos de plaguicidas o metales pesados en frutas y vegetales, que tanto están demandando los Estados Unidos y la UE por temas de exportación.

La acreditación no es obligatoria en Honduras, pero sí en otros países, sin embargo, cada día son más las empresas que demandan estas acreditaciones, principalmente de la gran industria y empresa, que se ve obligada a hacerlo para garantizar sus exportaciones. La UE no deja entrar un producto si no viene con un ensayo acreditado.

Los costos de estas acreditaciones son variables. Para un laboratorio que tiene una sede única, la certificación de seis parámetros tiene un valor promedio de 2,300 dólares.

Cada año se hacen citas de vigilancia y cada cuatro años se hace la renovación total de la norma.

“Son diferentes parámetros y matrices” las que se usan para los procesos de acreditación. “Son procesos altamente específicos”, indicó.

Las acreditaciones que se hacen en Honduras son equivalentes a las que se realizan en Japón, Estados Unidos o Alemania. Los principios de la norma son los mismos para ambos países.

Los procesos de acreditación de los laboratorios en el país iniciaron en 2006. Antes de esa fecha, las acreditaciones se hacían en Costa Rica, ya que Honduras no contaba con el estamento legal para realizar estas tareas.

A partir de 2014, con la aprobación del Sistema Nacional de Calidad en el que se crea el organismo de acreditación y sus funciones, se comenzaron a acreditar en el país.

Entre los beneficios de estos procesos se enlistan la reducción de costos, mejoran la competencia técnica, hay una confianza en los resultados que entregan y atraen más clientes.