San Pedro Sula

La oferta exportable de bienes muestra una acelerada diversificación en la última década. Honduras no solo se conoce en el mercado internacional por el café y el banano, sino que también en Europa y Norteamérica por sus hortalizas y vegetales.

Ese crecimiento de los cultivos agrícolas y agroindustriales ha estado acompañado de buenas prácticas, que ahora se ven reflejadas en las cifras de exportación de productos como las legumbres y hortalizas, las que se exportan como “commodities” y preparadas. Estos rubros han tenido una participación marginal, sin embargo, los tratados comerciales han abierto puertas para que productores y exportadores accedan a nuevos nichos de mercado, según lo expresado por varios empresarios consultados por D&N.

En 2010 las legumbres, hortalizas y vegetales aportaban 74.3 millones de dólares en concepto de divisas, con una participación marginal en la oferta exportable.

Para 2020 ese grupo de bienes de origen agrícola contribuyó con alrededor de 200 millones de dólares.

Otro dato relevante en el periodo 2010-2020 es que las exportaciones de bienes no tradicionales crecieron 1,476.8 a 2,604.9 millones de dólares.

Camote. Este vegetal reporta un fuerte crecimiento en la superficie sembrada y, por ende, en las exportaciones hacia mercados como el europeo.

Diversificación

La oferta exportable de Honduras ha pasado de una lista de 20 a 36 productos de relevancia por la generación de divisas para la economía.

La diversificación, principalmente en el rubro agrícola y agroindustrial, ha estado acompañada de nuevas técnicas de producción como factor clave para el acceso a nuevos mercados. Un caso de éxito es la empresa Monty Farm, con operación en el departamento de La Paz, quien cuenta con una certificación de buenas prácticas agrícolas que otorgó la agencia Kiwa BCS para el cultivo de camote.

Erick Peña, gerente de Monty Farm, explicó que la norma global GAP de buenas prácticas agrícolas les permite enviar camote al mercado europeo, en donde el consumidor es exigente con ese tema.

Para Humberto González, gerente de Kiwa BCS, las buenas prácticas aseguran inocuidad alimentaria y trazabilidad, salud y seguridad del trabajador, bienestar animal, gestión de calidad y análisis de puntos críticos de control.

El país debe mejorar la competitividad
Los productores del agro y los agroindustriales tienen que seguir trabajando en buenas prácticas, normas de calidad y empaques para mejorar los niveles de competitividad respecto a países como Guatemala, Costa Rica y Panamá.
Todo lo anterior se tradujo el año anterior en la exportación de 8,000 toneladas de camote cultivado en el país con buenas prácticas agrícolas.

Otro producto de reciente incorporación a la oferta exportable de Honduras es el tomate verde, el que tiene gran demanda en Estados Unidos, sobre todo en Boston.

Juan Carlos Paguada, subdirector general de Sanidad Vegetal de Senasa, dijo que la planta Don Dominico, con operación en Danlí, El Paraíso, cuenta con una cultura de buenas prácticas, ya que antes de tomate verde se dedicaba al cultivo y exportación de chile de colores.

En el sector agroindustrial la acuicultura ha logrado en los últimos años diversificar sus productos de exportación de camarón fresco y congelado a procesado. Eso le permitió en 2020 ser el rubro que cerró con cifras positivas de exportación al reportar 236.5 millones de dólares en divisas por la venta de 69.1 millones de libras en medio de la crisis por la pandemia del coronavirus y por los efectos de Eta y Iota.

Dolvin Lagos, gerente de Empacadora San Lorenzo, dice que el camarón cocinado tiene mucha demanda en Estados Unidos, que es su principal destino.

El tomate verde es uno de los productos de reciente incorporación en la lista de exportación de Honduras y su principal mercado es Estados Unidos.

Certificaciones

Son los productos agrícolas y agroindustriales dentro de los denominados no tradicionales los que mayor crecimiento denotan durante la última década. Las buenas prácticas han motivado a los productores a ampliar la superficie sembrada.

Mauricio Guevara, secretario de Agricultura y Ganadería, dice que los productores y exportadores han asumido con una mayor responsabilidad los procedimientos en cada etapa de la producción, cosecha, empaque, inspección, certificación sanitaria, hasta que el producto es puesto en el contenedor que lo llevará a su lugar de destino en el mercado internacional.

Este vegetal reporta un fuerte crecimiento en la superficie sembrada y, por ende, en las exportaciones hacia mercados como el europeo.