La certificación de calidad, una puerta a la competitividad

Las autoridades de la SDE y sector privado destacan las ventajas y la confianza que aporta la certificación.

Las empresas pueden aumentar la competitividad, la productividad y su rentabilidad, además de reducir gastos innecesarios al certificarse.
Las empresas pueden aumentar la competitividad, la productividad y su rentabilidad, además de reducir gastos innecesarios al certificarse.

Redacción.

La certificación de calidad no era una prioridad para los gerentes anteriormente, sin embargo, con el cambio continuo y acelerado en el mundo de los negocios ahora es más prioritario que nunca a fin de generar confianza y compromiso de las empresas para con los clientes.

En síntesis, la certificación de calidad es el vehículo para lograr la competitividad que catapulta a los negocios al éxito, afirmaron autoridades de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE), representantes del sector privado y expertos en el tema durante una conferencia sobre la norma de calidad ISO-9001 y ventajas de la certificación. Actualmente en Honduras se dispone de 174 documentos normativos para sectores como: agrícola, tecnología de alimentos, energía, ambiente y manufactura, entre otros.

Los funcionarios del Sistema Nacional de la Calidad (SNC) y el Organismo Hondureño de Normalización (OHN) explican que las certificaciones de calidad favorecen la reputación de las empresas y, a la vez, les dan una garantía a los clientes sobre los productos o servicios que adquieren.

José Antonio Martínez, director del SNC, explicó que además de mejorar la credibilidad y la imagen de la organización, la certificación de calidad también aporta ventajas como el aumento de la satisfacción del cliente, favorece la integración de los procesos, permite la evaluación y gestión de riesgos y oportunidades. Asimismo, posibilita la toma de decisiones basada en evidencias y se genera una cultura de mejora continua.

dyn-portada1a1-020321(800x600)
Cuando una organización o empresa ofrece servicios de calidad obtiene mayor aceptación por la satisfacción que genera en sus clientes.

En particular, la ISO-9001 se trata de una norma internacional a la que pueden acceder empresas de cualquier tamaño y es la base desde la cual se puede optar a otras certificaciones.

Armando Urtecho, director ejecutivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), manifestó que “para el sector privado es de mucha importancia la implementación de la norma ISO-9001, ya que es una estrategia de diferenciación que demuestra que la gestión se rige por estándares de calidad reconocidos internacionalmente”.

El éxito en la gestión

El secreto para lograr el éxito, según dice Kenichi Ohmae en su libro “La mente del estratega”, es elegir el mercado más conveniente, ofrecer buenos productos y servicios; y hacer las cosas bien. De forma paralela está el tema de cómo superar a la competencia, por lo que la clave es ser más competitivo para superarla.

Los tipos de certificación
Existen varios tipos de certificación ya sea para sistemas, productos, organizaciones y personas. Los sectores de certificación son: alimentación, administración pública, edificación, forestal, transporte, sanidad y otros servicios.

Para ser competitivas, las empresas deben empezar a investigar su mercado y adoptar un sistema de calidad para los clientes, explica German Cañón, expertos en sistemas de gestión. Para ello, las organizaciones pueden hacer tres preguntas para investigar: ¿por qué sus clientes son sus clientes? ¿Por qué los que eran ya no son sus clientes? ¿Y por qué los que no son podrían ser sus clientes?

De las respuestas, dice el experto, los negocios pueden obtener la fórmula que funciona tanto en el amor como en los negocios: seducir, convencer y concretar.

“La recomendación es: desarrollen y fortalezcan la gestión para mejorar la satisfacción del cliente, pero ahora no debe ser un esfuerzo puntual sino que debe ser continuo y para eso necesitamos implementar el sistema de gestión de calidad”, aconsejó Cañón.

El proceso

Arnulfo Pino, gerente para Centroamérica de la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor), explica que hay una serie de sistemas de gestión o normas de certificación que las empresas están demandando, como la ISO-37001 que es antisoborno.

Pero explica que las empresas deben comenzar el proceso así: tener toda la información de su compañía, definir qué sistema quiere certificar y acudir a un organismo que preste el servicio.

Luego el certificador audita la empresa en dos fases para después hacer un plan de acciones correctivas. Del resultado depende la concesión del certificado. Los pequeños y grandes empresarios reconocen que tener normas de calidad brinda un valor competitivo, pero recalcan que para pequeños y medianos resulta una inversión costosa. Las autoridades de la SDE recomiendan buscar orientación en el SNC y explican que los beneficios son más valiosos para el éxito de las empresas.

La Prensa