Más noticias

Honduras, el que más crecerá en 2019

La Cepal advierte de algunas amenazas para el próximo año como la tensión comercial entre Estados Unidos y China, lo que supone un problema para el comercio mundial.

Centroamérica es uno de los principales destinos de las exportaciones hondureñas de mercancías.
Centroamérica es uno de los principales destinos de las exportaciones hondureñas de mercancías.

Tegucigalpa, Honduras.

Honduras se mantendrá en 2019 como la economía de mayor crecimiento en la región de Centroamérica.

Así lo proyecta la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su informe “Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe”.

Las cifras preliminares indican que el Producto Interno Bruto de Honduras (PIB) será de 3.6% en 2019, menor que el 3.7% estimado para este año.

Esa proyección coincide con la cifra preliminar del Programa Monetario del Banco Central de Honduras (BCH), la que se ubica entre 3.6% y 4%.

Le siguen Guatemala con 3%, Costa Rica con 2.9% y El Salvador con 2.4%. Para Nicaragua se pronostica un decrecimiento de -2%.

De acuerdo con la Cepal, el crecimiento de la subregión de Centroamérica aumentará una décima en 2019 y llegará a un 3.3%; es decir, mantendrá un ritmo similar al que las economías exhibieron en 2017 y 2018.

El presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Wilfredo Cerrato, dice que el tema del crecimiento económico para 2019 será revisado ya que se observa una caída de precios en varios productos, principalmente el café, que es el mayor generador de divisas.

Panorama internacional

Según la Cepal, el mayor riesgo para el desempeño económico de la región de cara al próximo año sigue siendo un deterioro abrupto de las condiciones financieras que enfrentan las economías emergentes.

“En 2019 continuaría la normalización monetaria de los Estados Unidos, a la que se uniría Europa, en un entorno de desaceleración económica a nivel global y una marcada tendencia a la baja”, subraya.

Por otra parte, continúa la tensión comercial entre los Estados Unidos y China, que supone un riesgo no solo para el comercio global y la tasa de crecimiento del mundo a mediano plazo, sino también para las condiciones financieras, que suelen estar vinculadas a la percepción de mayor o menor riesgo por parte de los agentes económicos.

Los precios de las materias primas también podrían verse afectados negativamente por un aumento de las restricciones comerciales. Hasta el momento, para 2019 se prevé un descenso leve del nivel de precios promedio de los productos básicos, pero en el caso de que la actividad y el comercio mundiales se debiliten más de lo esperado, esta proyección podría revisarse a la baja.