22/02/2024
05:57 AM

Advierten sobre los efectos secundarios de congelamiento de precios en combustibles

Los importadores señalan que cuando los precios de los derivados del crudo tienden al alza, es más efectivo adoptar medidas de ahorro que mantenerlos bajos artificialmente.

San Pedro Sula, Honduras.

Congelar el precio de los carburantes puede tener efectos secundarios en la salud del bolsillo de los consumidores, pues este se podría disparar y el aumento de costos se tendría que trasladar de un solo golpe. Los importadores de combustibles sugieren en cambio hábitos de ahorro, que son más efectivos.

En los últimos ocho meses la gasolina súper pasó de L24.83 a L26.99, registrando un aumento de L2.16; la regular muestra un incremento de L2.46; el queroseno de 0.76 centavos y el diésel de 0.93 centavos.

Sin embargo, desde julio pasado, cuando inició el congelamiento, los consumidores no han sentido el impacto de los incrementos y será después de noviembre cuando los carburantes cotizarán a sus precios normales.

Según el acuerdo con el Gobierno, toca a las compañías importadoras absorber las alzas de los carburantes durante este tiempo.

Pero los expertos vaticinan que si el incremento del crudo en el mercado internacional es muy alto, estas empresas no podrán seguir subsidiando.

“Habrá que preguntarle al Gobierno si esa medida a largo plazo puede perjudicar, pues alguien tiene que subsidiar los incrementos. Las compañías que en este momento están financiando esa medida, en algún momento van a dejar de hacerlo porque va afectar sus finanzas”, sentenció Saraí Silva, gerente de la Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo (Ahdippe).

Silva dijo que la medida se ha mantenido hasta ahora porque los precios de algunos carburantes han bajado en el mercado internacional.

La representante de Ahdippe recomienda promover hábitos de ahorro entre los consumidores, pues asegura que el congelamiento es una medida temporal y no resolverá el problema de alto consumo a largo plazo.

Mario del Cid, asesor en materia de carburantes, declaró que se debe dejar que las fuerzas del mercado establezcan los precios del crudo, pues tratar de mantenerlos bajos artificialmente podría ser jugar en contra de las finanzas del país. “Tratar de controlar el precio es contraproducente y peligroso para las finanzas, como pasó durante el gobierno de Manuel Zelaya, que con este tipo de iniciativas le hizo un tremendo daño a las finanzas públicas, al querer controlar el precio de los carburantes a costa de los impuestos”, señaló del Cid, en referencia a la última vez que se trató de implantar la medida.

Consumidores beneficiados

Desirée Medrano, directora ejecutiva del Consejo Hondureño de la Industria Petrolera (Cohpetrol), dijo que el bolsillo de los consumidores es el beneficiado con esta medida, pues desde que se aprobó el convenio de estabilización de precios la gasolina superior y regular sufrieron alzas de L1.60 y L0.80 por galón, respectivamente.

“El convenio ha permitido que los consumidores hondureños reciban un alivio ante el impacto de la tendencia alcista de los precios en el mercado internacional”, explicó.

Medrano reconoció que aunque los consumidores han sido beneficiados con la iniciativa, cuando los precios en el mercado internacional suben de continuo, lo mejor es aplicar medidas de ahorro, pues dan mejores resultados a largo plazo.