Honduras aprueba tercera revisión del acuerdo vigente con el FMI

Con la aprobación del directorio del Fondo, el país accederá a 88 millones de dólares.

Autoridades del Gabinete Económico y el representante del FMI en Honduras participaron en la presentación de los resultados de la tercera revisión del acuerdo.
Autoridades del Gabinete Económico y el representante del FMI en Honduras participaron en la presentación de los resultados de la tercera revisión del acuerdo.

Tegucigalpa, Honduras.

El Gobierno de Honduras logró ayer un espaldarazo del Fondo Monetario Internacional (FMI) al aprobar la tercera revisión del acuerdo stand-by 2019-2021.

Las reuniones virtuales entre la misión técnica del FMI y el Gabinete Económico se realizaron del 19 al 29 de octubre. También participaron representantes de las secretarías de Salud y Trabajo y Seguridad Social, Desarrollo e Inclusión Social, representantes de la sociedad civil, sector empresarial y la comunidad internacional.

Por el Fondo Monetario, las reuniones estuvieron lideradas por Esteban Vesperoni, jefe de misión para Honduras.

El informe de la tercera revisión del acuerdo está sujeto a la aprobación del directorio del Fondo Monetario y le permitirá al gobierno acceder a 88 millones de dólares que son parte de los 531 millones aprobados para apoyo a la balanza de pagos.

LEA: Inversión de bancos en tecnología crece un 12.5%

Al finalizar la tercera revisión, la misión del Fondo confirmó que se llegó a un acuerdo a nivel técnico con el Gobierno.

El acuerdo stand by (SBA) y el acuerdo de Facilidad de Crédito (CFA) están vigentes desde el 1 de julio de 2019 y tienen una duración de 24 meses.

La cuarta revisión inicialmente está programada para marzo-abril del próximo año.

Los resultados

El FMI, en un comunicado de prensa emitido por Esteban Vesperoni, sostiene que la pandemia ha ralentizado la actividad económica más de lo previsto, estimando una contracción de 7% para 2020 y una recuperación de 5% para 2021.

La resiliencia de las remesas y los bajos precios del petróleo han respaldado la posición externa del país. Las autoridades han adoptado una serie de respuestas de política fiscal, monetaria y financiera a la pandemia. La flexibilidad incorporada en la Ley de Responsabilidad Fiscal ha permitido a las autoridades responder a la crisis con un aumento temporal del déficit del sector público no financiero en 2020-21, agrega. Para este año, el déficit será de -5% del PIB y -4% para 2021.

Para la misión del FMI, “el compromiso de las autoridades con la prudencia fiscal a mediano plazo, con un retorno proyectado al límite de déficit de la LRF en 2022, ha sido fundamental para mantener la confianza y el acceso a los mercados internacionales de capital”.

Añade que las autoridades también han tomado medidas monetarias y financieras para amortiguar el impacto de la crisis, incluidas la reducción de la tasa de política monetaria, la provisión de liquidez y la implementación de esquemas para garantizar nuevos créditos -tanto para pymes como para grandes empresas- y apoyar la reestructuración de los créditos.

“A pesar de los desafíos planteados por la pandemia, las autoridades han logrado importantes avances en la implementación de las reformas estructurales necesarias para fomentar un crecimiento fuerte e inclusivo, en particular para mejorar la gobernanza y el entorno empresarial”, destaca el Fondo Monetario Internacional.

Las autoridades también mantienen su compromiso de movilizar ingresos para proteger el gasto y la inversión social, reformar el sector eléctrico y continuar fortaleciendo la política monetaria y los marcos de regulación y supervisión financiera. Junto a las implementadas en los últimos años, estas reformas continúan fortaleciendo los marcos de política económica en Honduras.

En las reuniones abordaron temas relacionados con la emergencia sanitaria por el covid-19, los resultados de las acciones del Gobierno y el rol de las instituciones públicas involucradas.

Reacciones

Para el presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Wilfredo Cerrato, uno de los aspectos a destacar es el fuerte compromiso de la Secretaría de Finanzas en alcanzar las metas de la Ley de Responsabilidad Fiscal en cuanto al déficit del sector público no financiero “para que volvamos a tener el déficit que teníamos antes de la pandemia”.

El funcionario agregó cuán importante es hacer un uso eficiente de los recursos, “precisamente para atender las necesidades.

Así que continuamos con el acuerdo que firmamos hace un año y vamos a continuar con una cuarta revisión allá por marzo-abril, tentativamente”.

Sin embargo, el sistema eléctrico sigue siendo el principal desafío de las finanzas públicas.
“Las reformas en el sector eléctrico son complejas y requieren negociaciones estratégicas entre distintas partes interesadas que están fuera del ámbito del acuerdo con el Fondo”, dijo Jaume Puig-Forne, representante residente del FMI en Honduras.

A pesar de ello, el Fondo valora que el Gobierno implemente la Ley General de la Industria Eléctrica y demás esfuerzos para recuperar la institucionalidad.

La Prensa