El 30 de junio vence período de gracia para pagar deudas

La Ahiba sostiene que con la economía reactivada y la recuperación de los empleos no hay razón para dar una nueva prórroga.

Un empleado espera afuera de una tienda en el centro de San Pedro Sula. Foto: Franklyn M.
Un empleado espera afuera de una tienda en el centro de San Pedro Sula. Foto: Franklyn M.

San Pedro Sula, Honduras

Los beneficios aprobados por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) para otorgar períodos de gracia a los deudores que han sido afectados por la reducción de sus flujos económicos finalizan el 30 de junio.

Según cifras publicadas por la CNBS, un poco más de 913,000 operaciones que se han acogido a los beneficios del mecanismo de alivio COVID-19 tendrán que formalizar con las instituciones financieras los refinanciamientos o readecuaciones de sus préstamos en condiciones que les permitan cumplir los mismos.

Fecha
Tres meses de gracia otorgó la CNBS para que las personas no pagaran sus deudas.

Ante la incertidumbre e inestabilidad económica de miles de micros, pequeñas y medianas empresas (mipyme), que algunos apenas están iniciando operaciones esta semana, el diputado Walter Romero presentó una iniciativa para que el período de gracia se pueda ampliar hasta el 30 de septiembre y dar un plazo a los deudores de estabilizar sus operaciones y tener un flujo constante de efectivo.

Este beneficio va dirigido principalmente para los sectores de servicios, turismo, transporte, hoteles, restaurantes, transporte terrestre, aéreo y marítimo, el sector agrícola, maquila y todos los sectores susceptibles al impacto del COVID-19.

María Lydia Solano, directora ejecutiva de la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba), argumentó que si se activa la economía y los empleos se van recuperando no habrá motivo para prorrogar los pagos de los préstamos.

“A medida que las personas vayan trabajando podrán cumplir con los compromisos adquiridos, no se trata de estar en contra de las medidas, sino que todos debemos hacer siempre lo correcto. Recordemos que el banco maneja dinero de los ahorrantes, y a ellos se les tienen que pagar sus intereses”, sostuvo Solano.

Consideró que la ciudadanía no debe caer en la situación de incumplimiento, ya que honrando sus compromisos de crédito también le permite aliviar la situación financiera.

La Prensa