San Pedro Sula, Honduras.

Hoy, domingo 14 de julio se cumplen 90 años de aquella reunión en la escuela Ramón Rosa entre algunos ilustres sampedranos que por amor al fútbol y a la ciudad fundaron el Club Deportivo España, que más tarde diera a esta urbe su primer campeonato nacional profesional y hasta recibiera la investidura real de la corona española.

El señor Hugo Escoto fue el primer presidente de la junta directiva de los catedráticos, en una época donde aún no existía una liga de fútbol profesional en el país, pero su gran nivel hizo muy popular al equipo en la costa norte de Honduras.

El primer seleccionado nacional que tuvo el España fue Emilio Escoto Soto (QDDG), quien a sus 18 años defendió los colores patrios en el Centroamericano y del Caribe de 1930.

Sus colores amarillo y negro llevaron alegría a la afición de todo el Valle de Sula, ya que ganó varios torneos que animaban las ferias junianas de San Pedro Sula, y así transcurrieron varias décadas hasta que llegó la fundación de la Liga Nacional en 1964 y fue de los primeros equipos en levantar la mano.

Profesionalización

El Club Deportivo España, uno de los fundadores de la Liga Nacional del fútbol de Honduras, disputó el primer torneo en 1965 y debutó el 18 de julio contra el Troya de Tegucigalpa, aquel histórico partido lo ganó el cuadro sampedrano (1-0) con un gol de Carlos “Chico” Handal.

En esta época solamente se jugaba un torneo durante todo el año y si bien Real España fue “regular” en lo que quedaba de los 60, todo cambió en la década de los 70.

En 1974, José de la Paz Herrera “Chelato” Uclés, dirigía al España, que sentía la obligación de darle a San Pedro Sula su primera corona y con una mezcla de experiencia y jóvenes talentos, formados en su mayoría en la filial de Tela, Atlántida, y otras zonas del norte.

Jugadores como Mauricio “Mozambique” Álvarez, Julio César “Tile” Arzú, Jimmy James Bailey, Alberto Ferreira da Silva (brasileño), Jimmy James Bailey, Jaime Villegas y Gilberto Yearwood, entre otros, serían la base del equipo para la conquista del primer título y que terminaría con un tricampeonato entre 1974-75, 1975-76 y 1976-77.

Ellos también serían parte importante del proceso que llevó a Honduras por primera vez a un Mundial en España 1982, en la que se considera la generación dorada de Honduras.

La Maquina fue, además, el único tricampeón en los formatos de competencia en campeonatos largos de la Liga Nacional.

En 1977, su majestad el rey Juan Carlos I de España honró al club al aceptar de por vida la presidencia honoraria y de esa forma fue la primera distinción de tal naturaleza que el monarca hizo a un equipo del continente americano. Así adoptó su actual y eterno nombre de Real España.

Dicha distinción fue refrendada en 2014 por el rey Felipe VI en misiva enviada a Mateo Yibrín, presidente en aquel entonces.

En 1992 debutó con Real España un joven delantero, Carlos Pavón, quien sería el máximo goleador del club con 108 tantos y a su vez sería el hondureño que más goles dio a la Bicolor, 57 anotaciones como seleccionado.