Tegucigalpa, Honduras.

Nahúm Espinoza es una persona con quien se puede hablar no solo de fútbol, sino que también de otros temas relacionados al país.

En esta segunda parte de la entrevista que brindó el entrenador hondureño a Grupo OPSA, habla de que los políticos son unos mentirosos, también no tuvo problemas para referirse a Salvador Nasralla, a quien tiene mucho cariño, pero no dudó en analizar su trabajo como designado presidencial.

Por otra parte, reveló su lado más íntimo y dio unos últimos apuntes sobre el fútbol hondureño, precisamente de lo devaluado que está actualmente el técnico nacional.

¿Cómo transcurre un día normal ahora que ha estado alejado del silbato y también de las cámaras?

Ya no trabajo en Televicentro. Hace unos meses que no trabajo en televisión y bueno, de las canchas más tiempo. Paso en casa con mi esposa que ya se jubiló. Entonces utilizando mi tiempo no tan productivamente, pero pensando mucho. Sobre todo meditando la vida en sí como tal y tratando de encontrarle sentido a muchas cosas que no tenía.

¿A qué obedeció su salida de Televicentro?

Lo que pasa es que yo tenía un arreglo con Rafael Ferrari (Q.D.D.G), yo venía del Olimpia, e iba a trabajar por mi conocimiento como entrenador a Televicentro. Eran dos partes. En la pandemia entiendo todo lo que sucedió, estuve con las reservas con “Cocli” Salgado y cuando se dio el despido, ahí yo dije: “hasta aquí nomás llegué” porque yo no soy periodista, no soy de televisión. Yo soy del fútbol. Mi primer trabajo siempre tiene que ser el fútbol, lo otro era, porque como el señor Ferrari me lo había dicho: ‘yo quiero que vos transmitás tus conocimientos en televisión’, claro, con él era una confianza y no se trataba solo de dinero, sino de él cómo era y cómo soy yo.

¿Cierra la puerta para la televisión?

Como lo hablábamos con Jenny Fernández, no puedes cerrar nada y hay veces que las necesidades pueden más que los deseos y yo no soy la excepción. En un país donde no trabaja medio mundo, donde todo mundo anda viendo cómo le hace para salir adelante y yo también, nada más que yo empecé desde hace un buen tiempo y por eso no tengo tanta dificultad.

¿Sin resentimientos con TVC?

No, el resentimiento no es parte de mi vida, era resentido y lo voy a decir, muy resentido en mis años de juventud, pero Dios me ha dado tanto, una hermosa familia, me dio la vida, me dio oportunidades, pero sobre todo me dio la oportunidad de conocer cómo son las cosas, por ejemplo: la vanidad de la vida, o sea, de montón de tonteras que la gente se preocupa y que no sirven para nada. Yo lo descubrí y no necesito absolutamente nada. Lo único lógicamente, las cosas elementales, esas como sea, yo las tengo. Tengo la capacidad, y además Dios me cuida, no me preocupo.

¿Qué viene ahora?

No lo sé, no tengo ningún plan preestablecido, sí me gustaría hacer algunas cosas, pero ya no tengo tanta pasión como la tenía en su momento, ya con el fútbol no tengo tanta pasión y tengo que decirlo.

Nahúm Espinoza charló de forma muy amena con Grupo OPSA.

SU VISIÓN SOBRE LA POLÍTICA EN HONDURAS

Usted es una persona con quien se pueden ampliar muchos criterios, por ejemplo: ¿qué valoraciones puede aportar sobre la situación de país en el tema social, económico, político, entre otros?

Muy decaído. Un país que no produce nada, unos políticos que yo solo mentirosos veo, soluciones (Iniciativas o proyectos de ley) que no es cierto que las van a ejecutar, no es cierto.

Primero hay que tener un aparato productivo, un país que depende de las remesas de la gente que sale huyendo para ir a trabajar y con dificultades manda ese dinero para que los jóvenes de Tela, La Ceiba, solo bebiendo pasen y la gente a las 10 de la mañana en un Mall y ajá, y aquél que se está matando en Estados Unidos, ahí te das cuenta de la forma de pensar. Están equivocados.

En vez de decir que mi hijo, mi cuñado, mi primo se fueron para Estados Unidos y están haciendo un gran esfuerzo allá, bueno, yo tengo aquí algo qué hacer.

Los políticos... mentirosísimos, no conozco a uno en Honduras que podría seguir, con el ánimo, yo quisiera a quién poder hacerle caso, que tenga un plan o alguien que diga que tiene argumentos, yo con todo respeto te lo digo: al que más desconfianza le tengo es al que solo pasa hablando. Ese es el que más desconfianza le tengo.

Es que hablar, cualquiera habla, yo soy bueno también para hablar y cualquiera puede hablar, pero hacer es otra cosa. Y para poder llegar a que me den algo a cambio, debe haber hecho antes y tiene que haber demostrado y ese es un concepto de fútbol.

En la teoría del futbol he aprendido mucho de la sociedad, en el manual de FIFA dice que el jugador debe saber hacer. El que sabe controlar la pelota, el que sabe pasar, rematar, cabecear, interactuar y sabe de asociación, ese es el jugador de fútbol. Y en la sociedad es lo mismo, quién es el que dirige, el que habla o el que hace.Un montón de mentirosos es lo que hay. Que dicen que hacen y no han hecho nada. La prueba está en ver la pobreza y la miseria.

Es una vergüenza para Honduras que la gente tenga que salir huyendo. Aquí no les importa nada, no les importa el sufrimiento humano. No creen en Dios... bueno, ahí están las conclusiones.

Sabes, en la pandemia yo llegué a una conclusión: el ser humano no cree en Dios, anda perdido, seguirá perdido y se va a hundir y no tendrá salvación. Para eso vino Jesucristo; a Jesucristo nadie se le quería acercar y ahora pasa lo mismo. Y bueno, si no hay amor por el prójimo, estamos fritos. Dios nos va a reclamar en el juicio.

¿Qué sensación le genera ver a Salvador Nasralla como designado presidencial o como segundo jefe de Estado?

Es que uno se tiene que retirar de algunos aspectos para enfocarse en tu objetivo. Por ejemplo en el fútbol: un entrenador lo primero que marca es su objetivo. Qué va a realizar en el entrenamiento, bueno tiros a portería, conducción, pase y se centra en eso. Y eso lo tenemos todos los profesionales, nos tenemos que centrar en los objetivos. Entonces, ¿cuál es el objetivo de Salvador?, ¿ser presidente? Entonces, trabaja para ser presidente. ¿Y lo está haciendo? Ehh.

Yo tengo mis propios criterios y no los voy a decir públicamente. Claro, le tengo mucho cariño y por eso no lo digo, le tengo mucho cariño. Más que respeto, es cariño.

El respeto se lo va a ganar si como candidato presidencial soluciona problemas de la gente, entonces ahí se va a ganar mi voto. Y como no se lo di ni cuando tenía 18 años a Roberto Suazo Córdova, no se lo doy a nadie.

¿No ha votado?

Bueno. Al único que se lo di fue en las primeras elecciones de Salvador, fue al único que se lo di. Es el único voto que he hecho, porque yo creía que era el momento para que Honduras cambiara la estructura de los partidos tradicionales, ja, ja, ja, pero no se pudo.

SOBRE LA ACTUALIDAD DEL FÚTBOL NACIONAL

¿Por qué está tan devaluado el técnico nacional en los últimos años?

Por dos razones: una, la parte de los dirigentes y la otra, de la responsabilidad del que se dedica a esta profesión. Hay un montón de gente que llega a los cursos de entrenadores y no son gente de fútbol.

No van a dirigir fútbol, está bien que quieran adquirir conocimientos y es válido, pero ser entrenador de fútbol es una profesión de mucho conocimiento. Tiene que estudiar y poder crear un método.

Dicen que es que a mí me gusta la posesión, pero es que el primer principio para atacar es la posesión, es lógico. Ahora cuántos extranjeros han venido al país y que son ofensivos, a cuantos periodistas le he preguntado: ¿y cuándo no tenés la pelota que sos?

Es simple, sentido común, pasas a defender, porque están las dos fases del juego y eso es lo elemental de este deporte. Posesión, no posesión, ataque, defensa. Si vos no sustentas tu análisis sobre eso, entonces de qué estás hablando, estás mintiendo.

Claro, en un país de tanto ignorante y con todo el respeto Saúl, el periodista tiene una responsabilidad grande. No es solamente vender publicidad para ganarse un salario, es una responsabilidad tuya, del que lo está escuchando, con la transmisión de conocimiento.

¿Es preocupante que Héctor Castellón fue el último técnico campeón de la Liga (2015)?

Claro que sí, pero hay que decir las cosas. Hace 15 años los ex jugadores se dedicaron a ser técnicos. Se preparan para ser entrenadores, pero quieren ir directo a Primera División y dónde están las reservas, la segunda, la intermedia. Fuiste asistente de un buen técnico y que te haya dejado un buen método, porque lo mejor es aprender del que sabe, entonces no es copiar, es adaptar los conocimientos, pero eso es la inteligencia de cada quien. No se trabaja por un salario, se trabaja por pasión, porque sé lo que estoy haciendo y eso hay que ganárselo.

¿Estamos en época de vacas flacas en cuanto a entrenadores y jugadores?

Sí, porque el país está en un declive a todo nivel, sobre todo moral. Entonces qué es lo que pasa, los muchachos ya no pueden ir a jugar al campo libremente porque ahí están los mareros, lo narcotraficantes. Ahí está el que manda, el que te puede asaltar, entonces, no juega nadie y los padres cuidan a sus hijos, y es lógico.

LO MÁS ÍNTIMO

¿Quién es Nahúm Espinoza?

¡Uf! Un pecador. Yo he hecho cosas que me avergüenzo, pero bueno, la gracia y el amor de Dios me han consolado y estoy arrepentido de un montón de cosas. Hice cosas que no debí haber hecho y bueno, ni modo, ya las hice y no puedo remediarlas.

¿Pero sí puede hablar con esas personas?

Sí, sí puedo pedir perdón.

¿Ya lo hizo?

Sí, ya lo he hecho con algunas personas y a otros, me cuesta más ja, ja, ja.

¿Se considera mecha corta?

Sí, por naturaleza tengo sangre caliente. Como dije siempre desde niño, me van a matar o voy a matar a alguien. Así es Nahúm Espinoza, lo pueden matar, pero instantáneamente puedo hacer una locura con cualquiera.

¿Su mayor virtud?

¡Uf! No puedo mentir, imposible.

¿Ni a la mujer?

Menos. Yo le dije a un amigo y ya para terminar, vos decís que sos muy hombre, si engañas a tu mujer, si engañas a la que está de tu lado a quién no vas a engañar. Si vos rompés ese pacto, qué otro pacto no puedes romper. Así que no te engañés le dije: “sos falsísimo”. Así que infieles están destituidos de la Gloria de Dios.

¿Cómo le gustaría que lo recordaran?

Por lo que hice, así de simple y me llena de gran satisfacción y es mi autodefensa: que metí un gol desde el centro del campo, eso cada vez me llena más de satisfacción.

¿Fue al Marathón?

Sí, y también haber metido un gol desde el tiro de esquina y esto es vanidad y el segundo ante Alajuela. Y para los que me atacan les digo: “cuando hagás lo que yo hice, hablemos”. Solo le permito un diálogo a otro que lo haya hecho.

¿Entonces puede hablar con Danilo Tosello?

¡Ah! ja, ja, ja con él sí, pero Tosello le pegaba mejor. ¡Qué zurda! Y me dio mi primer campeonato. Buena persona Tosello, pudo haber sido entrenador de la Selección.

¿Su mejor jugador?

Juan Carlos Espinoza. Lo miraba desde niño, jugaba desde los 14 años con hombres, lo revolcaban y no decía nada. Inteligente, buen pasador, líder. Y el “Mágico” González, ¡qué jugadorazo!.

¿Y el malito?

Ja, ja, ja hay varios, pero no vale la pena mencionarlos.

¿Me hizo falta alguna pregunta?

No, para nada y me da un gusto encontrarte de nuevo y verte bien. Eso me alegra.

Frases de Nahúm Espinoza

“Olimpia siempre genera pasión, pero Olimpia tiene que armarse con los jugadores de más calidad posible. El jugador que llegue al Olimpia tiene que tener calidad, en Olimpia tienen que estar los mejores jugadores de Honduras”.

“A mí lo que me encanta es el campeonato local, pero si se da el internacional, excelente. Ganar el campeonato es una satisfacción tan grande, sobre todo si se gana haciendo buen fútbol”.