Sevilla, España.

El partido de octavos de final de Copa del Rey entre el Betis y el Sevilla fue suspendido este sábado poco antes del descanso tras recibir el sevillista Joan Jordan el lanzamiento de un palo, informó la Federación Española de Fútbol (RFEF).

Jordán cayó sobre el césped justo después de que el Betis, con un ‘gol olímpico’ en un córner botado por Nabil Fekir, equilibró el enfrentamiento sevillano que había encarrilado el conjunto de Julen Lopetegui con un tiro del argentino Papu Gómez en el 35, cuatro minutos antes de todo el bochorno generado y que desembocó en la suspensión precipitada del encuentro.

De Burgos Bengoechea detuvo el choque. El Sevilla se retiró del campo mientras el Betis permanecía en el césped a la espera de una solución, de la reanudación.

Las gestiones continuaron dentro del vestuario. La grada se reforzó de seguridad tal y como exigía el Sevilla para continuar. Pero no fue suficiente.

Después de casi media hora de negociación, de intentos visitantes por dejar el duelo y de propuestas locales para seguir, el árbitro optó por dar por terminado el encuentro y dejar en manos de las autoridades el futuro de este choque de octavos, las consecuencias y posibles sanciones.

Se suspende el partido de octavos de final de Copa del Rey Betis-Sevilla”, anunciaron los dos equipos y la RFEF.

Joan Jordan fue agredido con un palo por la afición del Betis.

El partido acabó a cinco minutos del descanso, con el marcador igualado y la imagen de sonrojo como estampa de un derbi habitualmente caliente, de rivalidad, que en esta ocasión traspasó los límites.

El escándalo del Villamarín afeó el primer tramo de los octavos de la Copa del Rey que contempló la clasificación del Mallorca, el Rayo Vallecano y el Cádiz para la eliminatoria siguiente.