San Pedro Sula, Honduras.

El visto bueno del técnico Jorge Luis Pinto es lo único que necesita el delantero de la Selección Nacional de Honduras, Anthony Lozano, para jugar el próximo martes contra México, en el partido de la segunda jornada del Grupo A de la eliminatoria de la Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018.

El jugador del Tenerife español asegura sentirse 'bastante mejor', tras la pubalgia que lo mantuvo un par de semanas fuera de las canchas. El futbolista de 22 años hizo trabajos normales con el plantel de la Bicolor, que dirige Jorge Luis Pinto. 'Estoy a disposición de lo que el entrenador pueda decidir. No sé si voy a jugar porque el que decide al final es él', declaró en una concurrida conferencia de prensa.

¿En qué debe mejorar Honduras? ¿Qué tanto provecho se le puede sacar a ser local contra México?

Me tocó ver el partido. Desde afuera parece todo fácil, pero desde adentro las cosas son diferentes. Creo que la Selección está para dar mucho más. El resultado fue engañoso, merecimos más en Canadá. Ahora en casa tenemos que hacernos fuertes y buscar ganarle a México.

¿Qué tanto puede pesar la ausencia de Carlo Costly en un partido como este?

Siempre va a pesar porque le dio mucho a la Selección. Siempre se va a extrañar a un jugador como él, pero es una nueva generación y los que estamos acá tenemos que sacar esto adelante. Creo que será importante no solo pensar que un solo jugador puede sacar el partido adelante sino que todo el equipo. Debemos mentalizarnos en eso.

¿Por qué le cuesta tanto a México ganar en San Pedro Sula?

Pienso que la afición nos da ese plus y esa emoción que necesitamos. Espero que puedan apoyarnos en el partido. Por otra parte, creo que le cuesta porque Honduras siempre se motiva cuando juega contra México.

¿Por donde pasará el triunfo de Honduras este martes? Hablando del clima, afición y la preparación..

Va a ser muy importante que saquemos provecho de las ventajas en cuanto al físico. Tenemos jugadores muy rápidos y eso debemos explotarlo. Pasará también por ser contundentes, la que tengamos hay que mandarlas adentro.

Se podría pensar que contra Canadá se estaban reservando para el partido contra México, tomando en cuenta la trascendencia que tiene el juego...

En un partido eliminatorio no se puede guardar nada. No salieron las cosas ante Canadá, pero ahora se viene México y haremos todo lo posible para poder ganar.

A las 3:00 de la tarde, con el calor y la sensación térmica, ¿qué tanto puede ser determinante para ustedes y cuánto puede pesarle a México?

Influye para ambos equipos. Sabemos que México tiene mucha gente fuera y que no están acostumbrados a jugar aquí. Sin embargo, cada partido es diferente. No va a ser fácil.

¿Va a haber un infierno para los mexicanos este martes?

Vamos a tratar de ponérselo lo más complicado posible. Somos conscientes del ataque que tiene México y que se defiende muy bien, pero también tenemos nuestras virtudes. Vamos a salir a ganar el partido.

Aunque México tiene 22 años de no ganar acá, muchos dicen que es favorito. Con la derrota ante Canadá, ¿está más obligado a ganar Honduras?

Son 90 minutos y no tenemos que desesperarnos. Es verdad, en el primer partido las cosas no nos salieron, pero estamos en casa y debemos hacer valer la localía.

¿Qué les motiva de este juego, solo el hecho de enfrentar a México?

Nos estamos jugando una clasificación a la siguiente fase de una eliminatoria para un Mundial, eso nos motiva. Sea cual sea el rival que tengamos enfrente debemos ser conscientes de que nos jugamos un sueño, queremos estar en el Mundial de Rusia, además hay una rivalidad que también motiva.

¿Cómo esperan a México, un equipo equilibrado o uno que va a proponer?

Esperamos a un México que salga a atacar y que se defiende bien. Pero pensamos en hacer nuestro trabajo, partiendo de eso las cosas van a ser más fáciles.

Ven a México de una forma similar al equipo de la eliminatoria anterior, más fuerte o más débil...

Creo que cada eliminatoria es diferente. No podemos pensar que México va a ser como antes, si tiene grandes jugadores, pero cada momento es diferente y tenemos que pensar en nosotros más que en México.