Zúrich, Suiza.

La sanción impuesta para el futbolista Brayan Moya de pagarle 120 mil dólares (unos tres millones de lempiras) al Zulia de Venezuela por romper el contrato anticipadamente ha arrastrado también problemas legales a su ex equipo, el 1º de Agosto de Angola.

La FIFA a través de la Federación de Fútbol de Angola ha notificado a este equipo que tiene prohibido la inscripción de nuevos futbolistas ya que ellos eran “responsables solidarios” de esta deuda.

¿Qué significa ser responsables solidarios? Según la resolución dictada por la Cámara de Resolución de Disputas de FIFA, el club africano debía cancelar la deuda al Zulia en caso que Moya no se hiciera responsable y como el plazo venció y el futbolista no cumplió con esta obligación económica, la responsabilidad recayó al 1º de Agosto y como tampoco se hicieron responsables, automáticamente fueron sancionados con no poder inscribir más futbolistas de manera temporal.

Según el equipo africano el departamento legal trabaja para enviar su apelación debido a que ellos al momento de rescindir el contrato con Velásquez Moya especificaron, de mutuo acuerdo con el catracho, que no se hacían responsables a futuro de cualquier resolución en contra del delantero.

El cuadro de África asegura que en su defensa a sus derechos negociaron de “forma amistosa” la rescisión de contrato con Bryan sin cargos a futuro, sin embargo fueron sancionados con efectos inmediatos debido a que Moya no cumplió con el pago.

Ahora esperan que con la apelación presentando la carta de rescisión puedan regularizar su situación y se les levanten las medidas de restricción de contrataciones

NOTIFICADOS DESDE EL 17 DE FEBRERO

Al 1.º de Agosto le notificaron esta sanción el pasado 17 de febrero mientras en Honduras, según Olimpia y la Federación de Fútbol, la notificación de la suspensión provisional del jugador es del 7 de marzo y podrá volver a jugar hasta que pague su deuda con Zulia y sea habilitado por FIFA para poder competir de forma oficial.

EL ORIGEN DEL PROBLEMA

En febrero de 2020 el jugador se marchó al Águilas Doradas Rionegro de Colombia a petición del entrenador Francesco Stifano quien lo dirigió en Zulia, sin embargo estando en el país existió un impasse y el traspaso se cayó por temas económicos, en este momento, Bryan no sabía que una “promesa de contrato” firmada con el cuadro venezolana, era un documento legal que FIFA daba por válido ya que además él tenía un finiquito en sus manos.

Y en esa misma línea, Moya creyó que estaba libre y en julio de 2020 firmó con 1 de Agosto de Angola presentando la carta rescisión de contrato con su anterior empleador, sin embargo tras ser oficializada la contratación, Zulia reclamó ante FIFA alegando que el futbolista aún tenía contrato con ellos por 12 meses.

Fue hasta 2021 que FIFA decidió sobre el caso y en noviembre el 1 de Agosto anunció que rescindía contrato con Moya debido a que FIFA oficialmente les notificó que Moya “había firmado, en fecha anterior a su vinculación a nuestro club, un contrato con el Zulia FC, de Venezuela” y le prohibió participar en cualquier competencia con el club.

Sin embargo, tras el fallo de FIFA a favor del equipo sudamericano, Moya, con apoyo del 1 de Agosto, decidió apelar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) “reclamando la falta de validez de este contrato presentado por Zulia FC” y este ente decidió mantener habilitado a Moya para jugar con el cuadro angoleño y la Selección de Honduras mientras investigaba el caso y no cortarle su derecho a trabajar.