Más noticias

Miguel Cardoso: “Sala no se ha ido, se queda con nosotros"

El técnico luso y el futbolista argentino coincidieron en el Nantes hasta que los dirigentes del club francés decidieron despedir a Cardoso.

El cuerpo del jugador fue localizado en los restos de la avioneta hallada en las profundidades del Canal de la Mancha.
El cuerpo del jugador fue localizado en los restos de la avioneta hallada en las profundidades del Canal de la Mancha.

Vigo, España.

El entrenador del Celta de Vigo, el portugués Miguel Cardoso, aseguró este viernes que el futbolista argentino Emiliano Sala, cuyo cuerpo fue localizado en los restos de la avioneta hallada en las profundidades del Canal de la Mancha y a quien dirigió en el Nantes, "no se ha ido, se queda con nosotros"

“Quiero mandar un abrazo fuerte a su familia, que son los que pierden lo más profundo que tenemos, que es un hijo. Mi solidaridad con ellos. Más que pensar que Sala se ha ido, hay que pensar que se queda con nosotros”, dijo, emocionado, Cardoso, de nacionalidad portuguesa.

El técnico luso y el futbolista argentino coincidieron en el Nantes hasta que los dirigentes del club francés decidieron despedir a Cardoso por la dinámica negativa del equipo a principios del pasado mes de octubre.

LEA: El mensaje de la hermana de Emiliano Sala tras la confirmación de la muerte del futbolista

“Había evitado hablar de la situación porque aún tenía la esperanza de que pudiera pasar un milagro, pero cuando ves pasar los días esas situaciones normalmente acaban fatal. Tuve la oportunidad de tener muchas charlas con él en Francia. Emiliano era un jugador que quería cambiar su vida, hablamos mucho de ese paso que quería dar”, indicó.

“Esa ilusión -continuó- que tenía de cambiar, de crecer, y al mismo tiempo el respeto que tenía por ese club, el Nantes. Era un jugador que peleaba en cada partido, de ahí el gran cariño que le tenían los aficionados”.

Cardoso dijo que esta semana le produjo “mucho dolor” ver en las redes sociales una fotografía del perro del futbolista. “Cuando fui a su casa en Nantes me recibió su perrita, por eso me creó un dolor increíble ver esa foto”.EFE