La lactancia y su rol contra el cáncer de mama

Según la OMS, las mujeres que no amamantan corren un riesgo 4% más alto de padecer cáncer de mama y 27% mayor de cáncer de ovario, por tanto, amamantar es un eficaz método para prevenirlos.

El cáncer de mama se puede presentar de forma imprevista. Así que sí puede ocurrir durante el embarazada o la lactancia.

REDACCIÓN. Mucho se habla de la lactancia materna y sus múltiples beneficios en la salud del bebé como en la recuperación posparto de la madre.

Pero poco se habla de la posibilidad de que esta se vea afectada por la aparición de cáncer de mama.

Y aunque se sabe que la lactancia es un agente preventivo de esta enfermedad a largo plazo, muy pocos se imaginan lo difícil que puede ser enfrentar las dos etapas de manera simultánea.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 15 de cada 100,000 mujeres embarazadas son diagnosticadas en el mismo momento con cáncer de mama, lo que compromete la alimentación y defensas de los bebés.

RIESGO

Lamentablemente, existen factores que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad en edades reproductivas; es decir, antes de los 50 años, tales como la obesidad, el consumo excesivo de alcohol y tabaco, los antecedentes familiares de cáncer, exposición a radiación y la ingesta excesiva de alimentos procesados.

Pero para determinar si la lactancia materna es aconsejable o no cuando hay un tumor cancerígeno, es necesario realizar una evaluación exhaustiva en la paciente, ya que varía según el tipo y estadio del cáncer, el tratamiento que recibe la madre y la edad del bebé.

Se debe suspender la lactancia en el período de quimioterapias.

IMPORTANCIA DE LACTAR

Por su parte, Fabiola Fuentes, consultora en lactancia materna, explica que uno de los beneficios de la lactancia ante la prevención del cáncer es que producir leche continuamente limita la acción anormal de las células mamarias.

Asimismo, la mayoría de las mujeres tienen menos ciclos menstruales cuando amamantan, lo que significa que hay una reducción en los niveles de estrógeno (hormona que favorece el crecimiento de tumores).

Además, el período de lactancia implica comer más saludable y reducir el consumo de alcohol y tabaco, ya que estos van directo al torrente sanguíneo, afectan la calidad de la leche materna y, por lo tanto, la salud del bebé.

Entre más tiempo dure la lactancia en las madres saludables, habrá menor incidencia del cáncer de mama.

LACTANCIA Y CÁNCER SIMULTÁNEOS

Cuando una madre lactante sufre cáncer, el seno afectado suele producir poca o nada de leche; pero, generalmente, la otra mama puede producirla con normalidad. Sin embargo, es probable que deba ser complementada con fórmula.

Por otro lado, Claudia Flores, especialista en ginecología, asegura que, en este tipo de casos, es propicio acudir a los bancos de leche, (disponibles en el Catarino Rivas y Hospital Escuela) o recurrir a una donante de leche materna de su confianza.

“Existen casos en los que es posible amamantar desde el seno afectado, pero eso solo el médico especialista lo puede determinar”, afirma Flores, al tiempo que advierte lo contraproducente que podría ser dar pecho mientras la madre esté en quimioterapias.

“Lo que sí se puede hacer es extraer la leche durante mientras dure el proceso de las quimios, pero por el impacto de los fármacos, no se le debe dar al bebé, entonces lo mejor es desechar esa leche para no frenar la producción y una vez que el doctor indique que sea seguro, poder reanudarla”, aconseja.

Si uno de los pechos no ha sido intervenido, se puede amamantar perfectamente al terminar el tratamiento oncólogico.

DUDAS FRECUENTES

1. Las pruebas diagnósticas del cáncer de mama no afectan el proceso de lactancia. Pero al iniciar un tratamiento, especialmente quimioterapia, hay que tomar otras medidas.

2. No es necesario tener dos pechos para alimentar a un bebé. Si un lado no ha sido intervenido y está intacto, puede alimentar sin problema y se convierte en un medio de dar vida.

3. La medicación en quimioterapia es peligrosa para el bebé y no se recomienda continuar la lactancia durante el tratamiento, sino hasta que ya haya terminado.

4. La lactancia materna es posible luego de superar diversos tipos de cáncer, excepto en el caso de que ambas mamas hayan sido radiadas o intervenidas por mastectomía.