Redacción

El más reciente lanzamiento de la franquicia Nintendo de videojuegos Pokémon ha causado tremendo furor entre los fanáticos, los que en algunos países se han lanzado a las calles, museos, mercados parques y hasta cuartos de baño, todo en un intento de capturar a las ficticias criaturas.

Se trata de Pokémos GO, un juego de realidad aumentada, tecnología que superpone imágenes del juego sobre la escena real que capta la cámara del teléfono.

En este juego, el usuario hace las veces de un entrenador en busca de pokémones. Cuando encuentra uno, el teléfono le avisa a través de una vibración y una luz intermitente, valiéndose de la capacidad de localización GPS de los smartphones.

Pasar del mundo virtual al mundo real es todo un acierto por parte de Pokémon, hará que los jugadores tengan que desplazarse y con la realidad aumentada se sumergirán más en el juego
Mikel Cid, Bloguero de tecnología

Al encender la cámara del teléfono, el jugador se encuentra con la figura del pokémon, la cual captura en el momento en el que la “toca” en la pantalla.

Peligro potencial

Sin embargo, diluir la línea entre las realidad y la fantasía puede tener consecuencias riesgosas. Por ejemplo, en Australia, la policía ha lanzado advertencias a los usuarios para que levanten la mirada del teléfono antes de cruzar una calle para a fin de evitar accidentes.

En este sentido, Pokémon GO le da un giro a los juegos interactivos que hacen que el jugador se ejercite, un concepto desarrollado por la misma Nintendo con sus consolas Wii.

Foto: La Prensa

El juego lleva a los aficionados a convertirse en 'entrenadores' y 'capturar' a los pokémones a través de sus teléfonos.