18/08/2022
12:14 AM

Más noticias

Sospechan que asesinato de alcalde de Iriona, Colón fue por encargo

El domingo será sepultado el jefe edilicio de Iriona, Delmar Aníbal Duarte Rodríguez. La Policía ya tiene un retrato hablado del hombre que lo asesino.

La Ceiba.

Un crimen por encargo es la hipótesis principal que manejan las autoridades policiales en torno al asesinato del alcalde del municipio de Iriona, Delmar Aníbal Duarte Rodríguez (49).

Un equipo de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) inició las pesquisas con base en los movimientos del jefe edilicio desde la mañana del viernes, cuando salió de Iriona al hotel Palma Real, en el municipio de Jutiapa, Atlántida.

El objetivo del viaje era celebrar el Día del Trabajo con su corporación municipal y elaborar el plan operativo anual.

Al alcalde lo acompañaban su esposa y sus tres hijos, con quienes, se quedaría en el hotel de playa todo el fin de semana.

Desde la aldea Sico, en Iriona, donde residía, salió en un vehículo Toyota 3.0 doble cabina, conducido por uno de sus hermanos.

En el trayecto se detuvo en una pulpería donde compró jugos y galletas; luego, el viaje a Jutiapa trascurrió normalmente.

Su corporación lo seguía en otros vehículos particulares.

El clase II Marco Antonio López, vocero de turno de la jefatura de la Policía de Atlántida, informó que, según las investigaciones, el hombre que asesinó al alcalde lo siguió desde que salió de Iriona.

La actividad en el hotel durante la mañana consistió en reuniones de planificación de trabajo y para la noche del viernes se tenía planificada la celebración.

El asesinato

A eso de las 6:00 pm, Duarte Rodríguez se dirigió a la piscina del hotel en compañía de su esposa e hijos. Vestía pantaloneta y camiseta. Ordenó bebidas y se sentó en unas butacas junto a la piscina.

Sus allegados aseguran que el jefe edilicio, que había sido reelecto en las últimas elecciones, no andaba con guardaespaldas, pero se hacía acompañar por personas de su confianza.

Minutos después, un hombre se dirigió al sitio donde se encontraba el alcalde.

Según testigos, el hombre portaba el brazalete verde que el hotel otorga a sus huéspedes, pero no andaba ropa de playa.

Agregaron que el individuo, del que la Policía ya tiene un retrato hablado, estuvo en el hotel haciéndose pasar por huésped y que incluso pidió alimentos y bebidas.

Se paró frente al alcalde y le disparó en varias ocasiones con una pistola 45 milímetros.

Dos balazos impactaron en Duarte Rodríguez y le quitaron la vida inmediatamente; un tiro le impactó en el corazón y otro en el rostro.

El hombre salió corriendo del área de la piscina en dirección a la playa, mientras algunos de los acompañantes del alcalde trataban de auxiliar a este y otros perseguían al matón.

Los allegados a Duarte Rodríguez aseguraron a la Policía que otros hombres que estaban en la playa les hicieron varios disparos, por lo que no pudieron seguir persiguiendo al asesino, quien huyó del lugar en una lancha.
Aunque la Policía establece que se trata de un asesinato por encargo, no conoce el móvil.

Consternación en Iriona

La noticia del asesinato de su alcalde cayó como un balde de agua fría sobre los habitantes de Iriona, adonde ayer por la madrugada llegó el cadáver y fue velado varias horas en la Alcaldía Municipal.

Cientos de personas se agruparon fuera de la alcaldía para darle el último adiós.

Los pobladores recuerdan al alcalde por sus obras; entre ellas un moderno centro de salud, escuelas, proyectos de electrificación y carreteras. Desde las personas que conducen la balsa para pasar los vehículos a Sico hasta los más humildes que viven en las montañas lloran la partida del alcalde por el Partido Liberal a quien cariñosamente llamaban Nibo.

“Todavía no podemos creer lo que pasó. Él pasaba todos los días por este lugar. Lo vimos el viernes, cuando iba a La Ceiba. Se nos fue el mejor alcalde que hemos tenido”, manifestó Élida Martínez, vecina de la aldea Ciriboya, de Iriona.

El cadáver fue trasladado a la aldea Sico, de donde era originario. Sus familiares piden justicia y los ciudadanos de Iriona exigen a las autoridades dar con los responsables de este hecho criminal.

Carlos Alberto Valle, alcalde de Sabá y de la misma afiliación política, lamentó el hecho y dijo que se ha ido un buen amigo y un excelente líder. Al velatorio llegaron todos los alcaldes del departamento de Colón, quienes condenaron el asesinato y exigen una investigación profunda de los hechos. Sus restos mortales serán sepultados hoy en el cementerio de la comunidad de Sico.