25/09/2022
11:12 AM

Más noticias

Sentencian a sujeto que llamó por teléfono a una joven para luego matarla

El sujeto le disparó varias veces y luego otro criminal le lanzó un pesada roca. María Fernanda Martínez murió en un hospital luego de varios minutos de agonía.

Tegucigalpa, Honduras.

La Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) obtuvo un fallo condenatorio con una pena de 15 años de reclusión en contra de Adán Antonio Velásquez Santos, alias “El Pulpo”, miembro de la estructura criminal MS-13.

Velásquez Santos, en audiencia de procedimiento abreviado, admitió su responsabilidad de dar muerte a María Fernanda Martínez (18), miembro de la Comunidad Lésbico, Gays, Bisexual, Transexual e Intersexual (LGBTI).

Igualmente, el Ministerio Público lo señaló como responsable por robo con violencia o intimidación, pero por este delito se someterá a juicio oral y público.

En esta misma causa se le sigue proceso penal a Carlos Andrés Soler Mejía, alias «El Negro», quien irá a juicio por los delitos de asesinato y robo con violencia o intimidación en perjuicio de María Fernanda Martínez.

La detención de Adán Antonio Velásquez Santos se produjo el viernes 13 de mayo del presente año, luego que FEDCV dirigiera tres allanamientos de morada en el municipio La Libertad, Comayagua, en coordinación con miembros de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI).

En la inspección también se logró el decomiso de un arma vinculada al caso.

De las investigaciones, se determina que el 2 de febrero del presente año, aproximadamente a las 11:45 de la noche, en la colonia Bella Vista del municipio La Libertad, la víctima recibió una llamada telefónica en su dispositivo celular por parte Adán Antonio Velásquez Santos y Carlos Andrés Soler Mejía.

María Fernanda Martínez salió de su casa de habitación, donde la esperaban ambos imputados, luego comenzaron a discutir y fue cuando “El Pulpo” sacó un arma de fuego que portaba y le infirió varios disparos.

Tras caer al suelo, «El Negro» le arrojó una piedra directamente a la cabeza de la víctima.

Una vez cometido el hecho criminal, los agresores se marcharon en una motocicleta que tenían en el lugar, llevándose el celular de la víctima.

Los familiares y amigos que escucharon las detonaciones de arma de fuego trasladaron a la víctima al Hospital Santa Teresa de Comayagua, donde perdió la vida minutos más tarde.