TEGUCIGALPA. Un hecho insólito se registró la mañana de ayer en el Centro de Ciencias Forenses del Ministerio Público cuando una familia llegó a la morgue a reclamar el cadáver de Carlos Enoc Reyes Gúnera (de 52 años).

Desde la medianoche del miércoles los parientes llegaron con la idea de que les entregaran el cadáver de Reyes Gúnera, quien perdió la vida por atropellamiento el jueves 4 de agosto en Catacamas, Olancho.

Las autoridades reconocieron y levantaron el cadáver ese día del percance por lo que personal de la Fiscalía lo trasladó a la morgue en la capital donde se le practicó la autopsia.

La sorpresa de los parientes es que en Medicina Forense les dieron a conocer que en el sistema del Registro Nacional de las Personas (RNP) Carlos Enoc Reyes Gúnera aparece que falleció el 6 de marzo de 2012, tal como aparece en una nota marginal del acta de nacimiento; situación que desconocen por qué pasó.

Betuel Reyes, hermano del señor atropellado, comentó que llegaron hasta ayer jueves a reclamar el cadáver porque no se daban cuenta que había fallecido en esas circunstancias.

“Nosotros andamos fotos cuando las autoridades levantaron el cuerpo y lo reconocimos por la ropa”, dijo Reyes.

Recordó que Carlos Enoc estuvo preso seis meses, pero quedó en libertad y en los últimos años se dedicaba a ingerir bebidas alcohólicas.

La familia espera poder resolver para llevarse a su familiar y darle cristiana sepultura.