TÁMARA.

Haber salido unos minutos de su vivienda terminó en fatalidad para una madre y su hijo de tres años de edad, este último víctima de un incendio suscitado en su casa.

Sus ocupaciones tanto en el hogar como en su trabajo obligaron a Yeimi Gabriela Castro Vilorio a dejar solo a su pequeño por un instante. Una de las hipótesis detalla que la madre salió de la casa para comprar algunos productos en una pulpería cercana para preparar el almuerzo.

La mujer, de 21 años de edad, habría decidido no llevar a su hijo a hacer las compras porque vio que se había quedado dormido en su litera; como el mandado era rápido, no creyó que existiría algún peligro en dejarlo solo.

El fugaz incendio fue a eso de las 9:00 am en el barrio La Junta, aldea de Támara, en el Distrito Central.

Investigación
Equipos de los bomberos y la DPI llegaron a la vivienda en Támara para investigar la causa del incendio que dejó al niño de tres años de edad calcinado.
Los vecinos de Yeimi Castro se percataron unos minutos después de iniciado el fuego y corrieron para avisarle a los policías que se encontraban en la guardia de la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), que queda inmediata al barrio La Junta.

Uno de los agentes tomó su motocicleta y se desplazó rápidamente hasta la estación de bomberos ubicada en la aldea de Támara, para que pudieran auxiliar al niño. Como pudieron, abrieron la puerta a patadas, porque la misma estaba con la cerradura puesta, pero para desdicha de la familia, todo dentro de la casa ya se había quemado, incluido el menor Nelson Jadiell Castro Vilorio (de 3 años).

La angustiada madre entró a la vivienda, pero lo que vio fue desgarrador. Su niño quedó sobre la litera en la que lo había dejado, prácticamente con todo su cuerpo calcinado.Al llegar los bomberos, el fuego se había expandido por toda la casa y lo peor ya había pasado.

La joven madre entró en una crisis nerviosa y fue necesario trasladarla a una clínica para recibir atención médica.

Yeimi Gabriela les relató a los bomberos que ella trabaja en la cocina de la PNFAS y que siempre acostumbraba a llevar al niño a su trabajo, pero que ayer no lo llevó consigo porque lo vio que se había quedado dormido.