San Pedro Sula, Honduras.

En un hecho confuso, en el hospital Mario Rivas, un panadero murió el sábado de varias heridas de bala que sufrió la tarde del viernes en un retén militar en la entrada de la aldea El Paraíso, municipio de Omoa, Cortés.

La víctima fue identificada como Marvin Rolando Alvarado (de 32 años), originario y residente en el sector.

Relatos recabados por elementos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) de San Pedro Sula reportan que el ahora occiso iba en su vehículo en el que vendía pan en compañía de dos primos y su hermano cuando al llegar a la tranca de la entrada de la comunidad agentes de la Policía Militar lo detuvieron para preguntarle por qué no andaba puesta la mascarilla, en ese instante el occiso empezó una discusión con los militares.

LEA: Atentan contra la vida de un ganadero en Tocoa, Colón

Según los relatos, uno de los uniformados supuestamente sacó su arma de reglamentos e hirió en la pierna izquierda a Marvin Rolando Alvarado y a su hermano Héctor Arturo Alvarado. Luego de cometer el hecho, la patrulla de la Policía Militar se alejó del lugar y varios vecinos del sector auxiliaron a las víctimas, quienes fueron trasladadas al Hospital de área de Puerto Cortés. Aún con vida, el panadero relató que un policía militar lo había atacado sin ninguna justificación.

Debido a la gravedad de sus heridas, de inmediato a los dos heridos los llevaron en una ambulancia al hospital Mario Rivas, adonde lamentablemente Marvin Rolando Alvarado Santiago murió el sábado.

Al centro asistencial llegaron las autoridades de la DPI, Agencia Técnica de Investigación (Atic) y un equipo de la Medicina Forense, estos trasladaron el cuerpo a la morgue judicial.

Las autoridades informaron que el caso pasó a manos de la Atic que será la encargada de recabar las pistas necesarias para aclarar si hubo participación de elementos de la Policía Militar en la muerte de el vendedor de pan.

Ayer el cuerpo fue entregado a sus familiares. Varios pobladores de la comunidad de El Paraíso bloquearon por varias horas con llantas y piedras ese tramo de la carretera CA- 11 para exigir justicia por la muerte de Alvarado Santiago.

El cuerpo fue trasladado a la comunidad de El Paraíso adonde fue velado y luego, en medio del llanto y dolor de familiares y amigos, enterrado en el cementerio de la localidad.