TEMAS DESTACADOS:
22/05/2022
05:21 PM

Más noticias

Masacre en Tegucigalpa: cinco muertos y dos heridos

Los cuerpos de las víctimas quedaron en el interior de una vivienda que funcionaba como pulpería.

Tegucigalpa, Honduras.

Cuando apenas habían transcurrido 48 horas de la masacre ocurrida en Los Laureles, ayer se produjo otro homicidio múltiple en la conflictiva colonia Flores de Oriente, en el sector de Nueva Suyapa.

A las 10:00 pm del domingo, varias personas departían en la vivienda de Doris Oneyda Aguilera Martínez. En la casa le acompañaba su hermana Denia Modesta Sánchez Hernández y los hijos de ambas, todos menores de edad.

Debido a la crisis por el covid-19, Doris Oneyda se quedó sin su empleo y como pudo instaló una pequeña pulpería en su casa.

Foto: La Prensa

El quíntuple crimen ocurrió en esta vivienda de la colonia Flores de Oriente.
También con su hermana y su madre se dedicaban a la elaboración y venta de nacatamales.

Doña Dorotea Hernández contó que “vendíamos nacatamales, yo me incluí en eso con ella, yo le ayudaba porque no tenía trabajo, llegaba bastante gente a comprarle y los bolitos iban a comprar y llevaban sus cervezas y comían allí”. La labor de los nacatamales era todos los fines de semana. La noche del domingo ocurrió lo mismo y varios de sus clientes llegaron a la casa a comerse su nacatamal y a ingerir bebidas alcohólicas.

Los hechos

En plena farra estaban cuando cuatro hombres portando armas de fuego irrumpieron en el negocio. Sin mucha conversación, los gatilleros comenzaron a disparar a quemarropa contra los presentes que ingerían cervezas en la sala del inmueble, adonde estaban seis personas: cinco hombres y Doris Aguilera.

Luego se introdujeron en una de las habitaciones y ultimaron a balazos a Denia Sánchez, quien aparentemente dormía junto a su recién nacido de tres meses. A los asesinos no les importó que la joven de 30 años estuviera con su vástago y también la mataron de varios tiros.

Cinco de los siete que fueron acribillados murieron en el acto, y dos hombres más, muy jóvenes, fueron llevados en una patrulla al Hospital Escuela (HE), pero en estado estable de salud.

Las víctimas mortales son las hermanas Doris Oneyda Aguilera Martínez (de 38) y Denia Modesta Sánchez Hernández (de 30), Genaro Díaz Sierra (de 65) y su hijo Luis Genaro Díaz Hernández (de 23) y una quinta persona identificada como Lisandro Joel Flores Díaz (de 40).

De los heridos se desconoció su identidad.

Según las primeras pesquisas recabadas por la Policía, los autores materiales serían mareros de los Bernillos, una banda criminal que opera en la capital. Además, investigan una presunta relación de amistad entre Doris Aguilera e integrantes de esa pandilla.