15/06/2024
11:27 AM

La tragedia marcó la vida de directora asesinada

  • 03 junio 2016 /

La Ceiba, Honduras.

Una maestra de educación primaria identificada como Mirtalia Hernández Zelaya (53) y su hijo Elton Javier Pavón Hernández (23) fueron hallados sin vida la mañana de ayer viernes en una solitaria calle de la aldea Satuyé.

Los cuerpos estaban dentro de un turismo Pontiac, placa PDA 0299, propiedad de la docente, a pocos metros de la posta policial, salida a Colón.

La maestra tenía más de 30 años de ejercer la docencia. Actualmente se desempeñaba como directora de la escuela Gustavo Castañeda del barrio Mejía, de La Ceiba. Su hijo recién había sido deportado de Estados Unidos.

Sus compañeras del centro educativo se extrañaron que no llegara a su oficina, ya que nunca faltaba a sus labores sin avisar, y comenzaron a hacer llamadas a familiares y amistades hasta que se corrió la noticia que habían sido encontrados ultimados.

Los cuerpos de madre e hijo quedaron en el interior del carro propiedad de la maestra Mirtalia.

Los cuerpos de madre e hijo quedaron en el interior del carro propiedad de la maestra Mirtalia. El joven recibió ocho balazos de un arma calibre 9 milímetros.
La maestra era originaria de Sico y Paulaya, en el departamento de Colón, y residía en la colonia El Toronjal, de La Ceiba, con dos hijastros menores de edad y una nuera.

Las autoridades policiales no dieron mayor información sobre el caso, ni las hipótesis de por qué los habrían asesinado. Un equipo de la Dirección Policial de Investigación (DPI) fue asignado para esclarecer el hecho.

Según datos preliminares, se presume que individuos desconocidos interceptaron a los ahora fallecidos en horas de la noche y tras dispararles los abandonaron con todo y carro en la zona adonde fueron encontrados por pobladores.

A la morgue se presentaron dirigentes magisteriales y docentes compañeros de doña Mirtalia, quienes lamentaron el crimen.

“No hay ninguna justificación para que les hayan quitado la vida. Ella era muy honesta y trabajadora. Creo que su muerte le viene por sus hijos”, manifestó el profesor Franklin Padilla, dirigente del Colprosumah.

Marcados por la tragedia

A la maestra Mirtalia ya le habían asesinado a tres de sus hijos en La Ceiba hace algunos años. Además, su exesposo, también maestro, Gilmer Pavón se suicidó hace tres años después de ultimar a su entonces mujer, la maestra Karen Rodas, tras una fuerte discusión cuando iban en un carro.

Foto: La Prensa

Los cadáveres fueron ingresados a la morgue ceibeña, en horas de la noche fueron entregados a una hermana de la docente para su velatorio.