06/08/2022
09:20 AM

Más noticias

Así cayeron en la estafa que ofrecían casas en Ticamaya

De más de 400 personas estafadas, 266 pusieron denuncias y 218 terminaron el proceso en la Fiscalía de Protección al Consumidor Con otra demanda podrían recuperar el dinero

Tegucigalpa, Honduras

Una operaria de maquila es una de las más de 400 víctimas del fallido proyecto habitacional La Perla de Jucutuma, y en su declaración ante un tribunal asegura que su sueño era tener un hogar para sus hijos, pues Mirna Esperanza Mateo Chirinos, gerente de la inmobiliaria Casa Bonita, le dio seguridad de que haciendo los depósitos de dinero su vivienda estaría construida en poco tiempo.

Qué hacer
Las personas que se sientan afectadas pueden acudir a la Fiscalía de Protección en el barrio Lempira, edificio Fernández guzmán

En diciembre de 2013, la trabajadora de un parque industrial de la zona de Calpules salía de su trabajo cuando en las afueras un hombre le entregó una hoja con un anuncio con toda la información de la residencial.

Ese mes, según el anuncio, había una promoción para reservar con L5,000 un lote de 215 varas cuadradas, con prima de L15,000 y mensualidades de 2,000 y 3,000 lempiras.

La operaria sacrificó su pago de aguinaldo y recogió el dinero para reservar su parcela, y en enero de 2014 decidió buscar la dirección que aparecía en el volante y la ubicó en un edificio del centro de San Pedro Sula.

En el lugar fue atendida por Mirna Esperanza Mateo Chirinos, quien le dijo: “Tenemos una promoción para las primeras personas como usted, la prima es de 25,000 lempiras, pero se la dejaremos en 15,000”.

Víctimas
Cuando la sentencia quede firme, las víctimas podrían recuperar su dinero con una demanda en el juzgado de ejecución que embargará bienes

El 14 de febrero de 2014, la operaria de maquila llamó para ver si la promoción seguía y le dijeron que sí, por lo que comenzó a pagar en efectivo en la oficina y le dieron un contrato, entonces todo le pareció legal.

Luego fue atendida por Mildred Bonilla, subgerente de la inmobiliaria, quien le hizo el recibo de pago por 5,000 lempiras y le indicó que los otros 10,000 lempiras los podía ir pagando en cuotas.

La operaria de maquila que soñó toda su vida con tener su casa vio que todo era realidad cuando la llevaron a conocer la lotificadora, a la orilla de la carretera de Ticamaya.

Pero la entrega de su casa se iba posponiendo con excusas de las dueñas de la inmobiliaria y en mayo de 2015 decidió hacer una carta de retiro del proyecto, pero nunca le devolvieron el dinero.

Fechas

D iciembre 2013
Inicio. Después de abrir cuentas bancarias, las socias de la inmobiliaria Casa Bonita firmaron un contrato con un empresario para comprar 66 manzanas de terreno en San José del Boquerón, en Ticamaya, adonde hicieron 15 casas.

Junio 2016
Captura. Mirna Mateo Chirinos y Mildred Bonilla fueron capturadas luego de las denuncias e investigación de la Fiscalía. Desde ese mes quedaron en prisión por estafa continuada, por la que una fue condenada.

La inmobiliaria Casa Bonita, que después cambió el nombre a Mi Casa Bonita, construyó 15 casas en 66 manzanas de terreno con las que estafaron a más de 400 personas, incluso vendiéndoles el mismo lote hasta a diez personas que efectuaron el depósito.

Las víctimas recibían los volantes en barrios marginales y afuera de trabajos como maquilas, talleres y en el parque central, ya que los estafadores sabían de que la gente tenía necesidad de una casa propia.

Los ciudadanos comenzaron a hacer pagos que de entre L5,000 y hasta L33,000 lempiras, desde diciembre de 2013 hasta mayo de 2015, cuando habiendo tantas víctimas decidieron denunciar ante la Fiscalía Especial de Protección al Consumidor.

A la Fiscalía se presentaron a denunciar 266 personas, de las cuales 218 terminaron el proceso llevando todos los recibos, depósitos y contratos que habían firmado con la inmobiliaria Casa Bonita y Mi Casa Bonita.

El caso fue investigado por los fiscales de Protección al Consumidor y al hacer inspección en los terrenos confirmando que Mirna Esperanza Mateo Chirinos firmó un contrato de arrendamiento con opción a compra con el dueño de las 66 manzanas de terreno, pero fue cancelado el 1 de octubre de 2014 por incumplimiento de pago.

También se dieron cuenta que pese a no haber contrato legal con el dueño de los terrenos, Mirna Esperanza Mateo Chirinos con un abogado y notario conformó una nueva sociedad mercantil con el nombre Mi Casa Bonita y siguió captando dinero de más víctimas que eran engañadas.

Este era el volante que entregaron los estafadores a cientos de personas de bajos recursos que depositaron dinero a cuentas bancarias de la supuesta lotificadora.

Promoción

Mateo Chirinos y su esposo Carlos Humberto Díaz Lara se encargaron de emitir los recibos y promocionar las viviendas por volantes y Facebook y aseguraban que el Gobierno los apoyaba.

Carlos Díaz Lara, relatan las víctimas, atendía el teléfono para las citas y luego les daba los pormenores del proyecto y los recibos.

Al tener todas las pruebas, la Fiscalía acusó de estafa continuada a Mirna Esperanza Mateo, gerente de la empresa, y Mildred Bonilla, subgerente, quienes pasaron dos años en prisión.

En el juicio oral y público, donde 66 testigos declararon, los jueces de la sala 5 por unanimidad declararon culpable de estafa a Mirna Esperanza Mateo, mientras que a Mildred Bonilla la absolvieron de responsabilidad.

Luego de la lectura de sentencia, las víctimas podrán interponer demanda en el juzgado de ejecución para recuperar el dinero por los montos estafados, siguiendo el proceso legal correspondiente.