29/09/2022
01:40 AM

Más noticias

Encuentran muertos a hermanitos que tenían tres días desaparecidos en Copán

Familiares y amigos buscaron a los menores desde el sábado y ayer los hallaron en unos matorrales de una finca.

Santa Rosa de Copán

Un crimen enluta a una humilde familia de Copán. Dos hermanitos, hijos de un agricultor, fueron encontrados muertos en medio de unos matorrales de una finca en la comunidad de La Laguna, cercana a la línea fronteriza con Guatemala, en el municipio de El Paraíso, Copán.

Familiares identificaron a las víctimas como Hilda Suyapa Orellana León (de 13 años) y Misael Orellana León (de 10), originarios y residentes de la comunidad de El Pinalito, municipio de Cabañas, Copán.

De acuerdo con relato de familiares, el viernes 10 de junio, el padre de los niños fue contratado para cuidar una finca en La Laguna, por lo que fue por sus dos hijos a Cabañas y los trasladó ese mismo día a El Paraíso con el fin de que le ayudaran a cuidar la propiedad.

La mañana del sábado, el padre dejó a los niños en la finca y se trasladó a la comunidad vecina de La Playona para comprar alimentos, y cuando regresó a la propiedad no los encontró.

Para saber

La consternación se apoderó de amigos de la familia, ya que afirmaron que son personas de escasos recursos.

Desde el sábado, vecinos y allegados al señor comenzaron a buscar a los menores, pidieron apoyo a medios de comunicación locales para difundir fotografías de los niños con el fin de que la población les dieran información; sin embargo, no obtuvieron respuesta.

Familiares relataron que pidieron ayuda a la Policía Nacional, pero tampoco se lograron avances.

La mañana de ayer, cerca de la finca donde estuvieron albergados los niños Orellana León, en medio de unos matorrales encontraron sus cadáveres con signos de violencia.

Los parientes relataron que los niños tenían heridas de arma de fuego y creen que fueron asesinados el mismo día en que se hallaron los cuerpos, ya que la noche del martes, el padre recibió un audio de voz del teléfono de Hilda Suyapa en que le decía a su padre que se encontraba donde una pariente; sin embargo, no estaban allí, por lo que se cree que quienes les tuvieron cautivos los ultrajaron y asesinaron les obligaron a enviar la nota de voz.

Ningún vocero de la Policía Nacional quiso dar información sobre el crimen contra los niños.