29/09/2022
07:50 PM

Más noticias

Encuentran muerta a una mujer dentro de cárcel de Marcala, La Paz

Las autoridades del INP dieron a conocer que la muerte de la reclusa se registró a eso de las 6:15 de la mañana de ayer lunes.

La Paz

Una mujer que permanecía recluida en el Centro Penitenciario de Marcala fue encontrada sin vida en el interior de la celda que compartía junto a otras cuatro reclusas.

La fallecida fue identificada como Telma Domínguez Morales, quien, de acuerdo con el informe de las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), había sido condenada a 30 años de reclusión por el delito de parricidio.

A Domínguez Morales se le acusó de haberle dado muerte a sus dos hijos, identificados como Edil Okely, de 9 años, y Estibin Muñoz Domínguez, de 10 años, quienes fallecieron en el Hospital Enrique Aguilar Cerrato de La Esperanza luego de ser ingresados con síntomas de intoxicación por ingerir pastillas de curar frijoles en la aldea Los Alpes Abajo, municipio de Jesús de Otoro, Intibucá.

El hecho se registró el 26 de febrero de 2021, por lo que al presentarse a las audiencias correspondientes fue declarada culpable y remitida al centro penal de Marcala, La Paz.

Las autoridades del INP dieron a conocer que la muerte de Telma Domínguez Morales se registró a eso de las 6:15 de la mañana de ayer, cuando después de pasar lista en uno de los hogares se constató que una privada de libertad murió a causa de asfixia por suspensión.

Según el reporte recibido por parte de las autoridades del Centro Penitenciario de Marcala, La Paz, el cuerpo sin vida de Telma Domínguez Morales estaba colgado de una cuerda amarrada al techo.

La víctima dormía en la tercera cama de la litera que se le había asignado en la celda junto a las otras cuatro mujeres.

Las autoridades del centro penal entrevistaron a las cuatro compañeras de celda y que compartían dormitorio con la occisa, quienes manifestaron que no escucharon ni observaron nada, por lo que no podían brindar información de lo que había ocurrido.

Ante la muerte de la reclusa, se coordinó la llegada de personal de la Dirección Policial de Investigaciones y Ministerio Público para que reconocieran y levantaran el cadáver para luego trasladarlo a la morgue de Medicina Forense en Tegucigalpa y practicarle la autopsia