SAN PEDRO SULA.

Por el delito de estafa continuada en perjuicio de 23 personas el dueño de una empresa de viajes fue condenado a cinco años de prisión y a pagar una multa de más de un millón de lempiras.

La Fiscalía Especial de Protección al Consumidor acusó a Sergio Iván Barralaga por el delito de estafa continuada y ayer presentaría las pruebas en su contra en un juicio oral y público.

Pero el acusado decidió aceptar los hechos imputados por la Fiscalía y se sometió a una medida de estricta conformidad, por lo que fue condenado a cinco años de prisión y al pago de una multa por el doble de lo defraudado de 1,673,285.60 lempiras.

La acusación establecía que la agencia de viajes Latin Travel vendía paquetes a los ciudadanos para Estados Unidos y España, quienes al llegar al aeropuerto se daban cuenta de que no habían boletos comprados ni reservaciones en hoteles.

Los afectados recurrieron a la Fiscalía del Consumidor que reunió las pruebas del caso e incluso comprobó que la oficina de la empresa desapareció. La audiencia de lectura de sentencia fue programada por el tribunal para el 31 de mayo.