25/11/2022
09:42 PM

Más noticias

Condenan a hermanos hondureños a 44 años de cárcel por el asesinato de un chino

Víctor López, padre de los acusados, dijo que hubo manipulación de la Fiscalía porque indujeron a un testigo para que identificara a sus hijos.

San Pedro Sula, Honduras

A 44 años y cuatro meses de prisión condenaron ayer a los hermanos José Víctor y Eduardo Andrés López Mata por el asesinato del ciudadano chino Yu Ming.

Los otros cargos por los cuales fueron condenados los hermanos son tentativa de asesinato en perjuicio de otro extranjero, de origen alemán, y robo agravado continuado.

En la audiencia de individualización de la pena, los jueces de la sala cuarta del tribunal de sentencia impusieron la sentencia a los dos acusados.

En la audiencia, la Fiscalía solicitó las penas mínimas de 20 años de cárcel por el asesinato del asiático, 15 años por la tentativa de asesinato y nueve años y cuatro meses por el robo agravado continuado.

A la petición de la Fiscalía se adhirió la defensa de los condenados y en consecuencia los jueces impusieron la sentencia concreta.

Los hemanos José Víctor y Eduardo Andrés López Mata cuando fueron capturados.

La dirección de comunicación institucional del Poder Judicial informó que previamente en la lectura del fallo de culpabilidad ocurrida el 31 de marzo, entre otras consideraciones, se expuso que para declarar culpables a los hermanos López Mata fue fundamental el reconocimiento del testigo protegido Delfin, “fue abrumador, fuerte y decisivo su testimonio y poderosa su declaración que no pudo ser ignorada”.

Además, fueron vitales las conversaciones escritas a través de WhatsApp del imputado José Víctor y “tía Gisselle” donde hablaban de su intención de salir del país y del posible “desgüesamiento” de la camioneta utilizada en el crimen.

El asesinato del chino ocurrió el 8 de mayo de 2019 en la carretera al sector de Ticamaya, en Choloma, Cortés, donde en una camioneta, conducida por los hermanos, llevaron a un solar a las víctimas, supuestos comerciantes de animales exóticos.

En esa zona despoblada, el conductor José Víctor López Mata se bajó pistola en mano y con su pariente Eduardo Andrés obligaron a los extranjeros a bajarse del vehículo, no sin antes obligarlos también a dejar sus pertenencias.

En la relación de hechos se establece que “ocurrido eso, José Víctor disparó cinco veces contra el ciudadano chino, a quien acuchilló también en el cuello, y a continuación disparó hasta acabar la munición contra el alemán, al que también apuñaló. Luego, los dos agresores se fueron del lugar”.

El alemán se salvó porque simuló su muerte y fue auxiliado y llevado a un hospital. Víctor López, padre de los acusados, expresó que “presentamos pruebas de la inocencia de mis hijos, pero el tribunal no las tomó en cuenta”.