30/11/2022
10:08 PM

Más noticias

Acusan a conductor por la muerte de policía municipal

El cuerpo de Maibeth Pamistán fue velado unas horas en el estacionamiento de la Policía Municipal de San Pedro Sula y ayer fue llevado a Gracias a Dios.

San Pedro Sula

“Desde hace siete años mi hermano se vino de La Mosquitia porque allá no hay fuentes de empleo, nunca imaginamos que iba a tener un final tan trágico”, expresó entre lágrimas Judian Maide.

El agente de la Policía Municipal Maibeth Pamistán murió la tarde del miércoles. Iba en la paila de la patrulla con registro 178 y en la 13 calle, 14 avenida del barrio Cabañas, contiguo a la escuela Presentación Centeno, cuando fue embestido por un camión al que él le daba custodia, ya que lo llevaban decomisado por tirar basura en los mercados.

El conductor de camión es acusado del delito de homicidio con dolo eventual, por lo que ya enfrenta el proceso judicial en los tribunales.

Los restos del policía fueron velados en una galera del estacionamiento de la Policía Municipal, ubicada en el barrio Las Palmas, pero ayer en horas de la mañana su cuerpo fue trasladado en un avión de la Fuerza Aérea, hasta su natal Gracias a Dios.

Maibeth Pamistán, agente de la Policía Municipal.

“Los misquitos nos venimos a las ciudades para buscar un mejor futuro para nuestras familias y es lo que pasó con mi hermano, quien deja a su esposa con una pequeña hija de dos años de edad, trabajaba por ellas”, agregó la consternada pariente.

Un grupo de misquitos llegó ayer para acompañar a la esposa y los hermanos del agente que tenía cuatro años de ser miembro de la Policía Municipal.

Pamistán, quien estaba asignado al equipo elite de la Policía Municipal, era originario de la comunidad de Cauquira, en el departamento de Gracias a Dios.

Ayer al llegar el avión a Puerto Lempira fue trasladado en lancha durante una hora para que sus padres y otros familiares que tenían años de no verlo, le dieran el último adiós.

German Palma, gerente de la Policía Municipal, manifestó que “lamentamos lo ocurrido, son situaciones muy propias del trabajo que nos caracteriza, él murió en el cumplimiento del deber”.

El alcalde sampedrano Roberto Contreras llegó al velatorio para solidarizarse con los parientes.