Allanan inmuebles en Cortés y Copán contra testaferros del extraditable Martín Adolfo Díaz

Según el Ministerio Público, se trata de una banda liderada por Martín Adolfo Díaz Contreras, quien fue capturado el 10 de abril en Gracias, Lempira.

El hondureño Martín Adolfo Díaz está vinculado a carteles de Suramérica y México.
El hondureño Martín Adolfo Díaz está vinculado a carteles de Suramérica y México.

Copán, Honduras.

Este miércoles se pusieron en marcha 14 allanamientos coordinados por la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (Fescco) y la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (Dlcn) con el objetivo de desbaratar una estructura criminal dedicada al tráfico de drogas internacional, supuestamente liderada por el recién extraditable Martín Adolfo Díaz Contreras.

Se informó que 12 de los allanamientos se efectúan en el municipio de El Paraíso, Copán, y dos en San Pedro Sula, Cortés, desde donde los testaferros de Díaz Contreras seguían operando en el trasiego de cocaína hacia los Estados Unidos.

agentes 2(1024x768)
Agentes en las afueras de una vivienda vinculada con los socios de Martín Adolfo Díaz.

Los detectives de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico realizaron inspecciones a lujosos inmuebles con el fin de encontrar indicios relacionados al tráfico de drogas y lavado de activos. El Ministerio Público (MP) informó que también se podrían registrar capturas y detenciones infragantis de acuerdo con los hallazgos.

Relacionada: Hace seis meses le seguían la pista a hondureño pedido en extradición

Martín Adolfo Díaz Contreras fue capturado el pasado 10 de abril por unidades policiales en el municipio de Gracias, Lempira, occidente de Honduras, luego de una orden de extradición recibida por la Secretaría de Relaciones Exteriores y luego confirmada por el Poder Judicial.

La solicitud de captura y traslado se derivó de la Corte del Distrito Este del Estado de Texas de los Estados Unidos, por dos delitos de conspiración relacionados al tráfico, distribución y fabricación de cinco kilogramos o más de cocaína.

La Prensa