Policía fallece tras ser arrastrado por la corriente de un río en La Paz

El funcionario estaba siendo auxiliado por dos de sus compañeros, ya que se había quedado varado con su vehículo en una quebrada.

Elmer Corea García estaba asignado a una posta policial de Marcala.
Elmer Corea García estaba asignado a una posta policial de Marcala.

La Paz, Honduras.

El agente de la Policía Nacional Elmer Corea García perdió la vida en las últimas horas tras ser arrastrado por la corriente de un río mientras era auxiliado por dos de sus compañeros.

El lamentable hecho se suscitó en la colonia Victoria, de Marcala, cuando agentes policiales fueron alertados mediante una denuncia que dos vehículos habían sido arrastrados por la creciente del río en dicho lugar, fue entonces cuando funcionarios a bordo de una patrulla fueron a verificar el reporte.

Puede leer: Capturan a hombre por presuntamente abusar de menor de 11 años que conoció en Facebook

Al llegar al lugar constataron la veracidad de la información en la que se reportó una persona fallecida. Según el informe preliminar, el oficial Corea falleció producto de una asfixia por sumersión.

La corriente lo ahogó

Los dos compañeros que se encontraban en el lugar indicaron que ellos en ese momento auxiliaban a Corea, ya que los llamó diciéndoles que se había quedado varado y cuando remolcaban el vehículo, la corriente los sorprendió, ellos lograron tirarse del automóvil, pero lamentablemente Corea no logró salir, perdiendo la vida en el lugar.

Además: En paquete de tortillas mujer intentó introducir supuesta droga al penal de Yoro

El ahora occiso se encontraba en su día libre y estaba asignado en la jefatura municipal de Marcala, La Paz, en donde se desempeñaba como conductor de un patrulla.

La Policía Nacional extendió un comunicado este jueves "lamentando profundamente la irreparable perdida física de uno de nuestros invaluables funcionarios y enviamos muestras de pesar y condolencias a sus familiares y amistades".

carro.1331(1024x768)
El agente no pudo salvar su vida pese al esfuerzo de dos de sus compañeros de la institución.
La Prensa