Más noticias

Un segundo niño "revive" en Honduras; familia lo saca del ataúd

Lo tenían listo en el ataúd, cuando el bebé "despertó". El caso recuerda a otro que se registró en El Negrito, Yoro.

VER MÁS FOTOS
Familiares se niegan a enterrar al menor.
Familiares se niegan a enterrar al menor.

Concepción del Norte, Santa Bárbara.

Un nuevo episodio de un niño que "resucita" y luego "muere" se ha dado este jueves en el municipio de Concepción del Norte en el departamento de Santa Bárbara, zona occidente de Honduras, este hecho recuerda al caso de otro niño, un pequeño albino de 18 meses que "revivió" en cinco ocasiones en El Negrito, departamento de Yoro.

Esta familia se niega a enterrar al niño, ¿se tratará esto de negligencia, hubo acaso catalepsia o es meramente ignorancia?

Dato
No hay expertos en la zona que puedan determinar si este caso o el anterior puedan tratarse de catalepsia, un trastorno nervioso repentino que se caracteriza por la inmovilidad y rigidez del cuerpo y la pérdida de la sensibilidad y de la capacidad de contraer los músculos voluntariamente.

Esta mañana en la aldea Las Flores de Concepción Santa Bárbara un niño de 2 años de nombre Elmer Óseas Manzano fue sacado de su ataúd, según la familia, porque "dio señales de vida".

La familia explicó que el menor fue llevado a una clínica médica en donde supuestamente le aplicaron un medicamento, que desafortunadamente no logró recuperar la salud del pequeño.

LEA: En la madrugada sepultaron a menor que aseguran "revivió"

Los familiares del menor lo llevaron al Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, departamento de Cortés, zona norte de Honduras, en donde lo declararon muerto por intoxicación.

La familia decidió velar al menor por 24 horas y cuando procedieron a sepultarlo, los familiares aseguraron no dar crédito a lo que veían: el niño había "resucitado" en su ataúd. De inmediato fue sacado de la caja y llevado a una clínica en Trinidad, Santa Bárbara.

El médico que los atendió -según el relato de los familiares- les dijo que el pequeño Osías recién acababa de morir, algo que llenó de furia a su madre, la señora Elena Romero, que no se explica por qué habían declarado muerto a su hijo en el Catarino Rivas.

La madre del menor asegura que su hijo aún tenía signos de vida la primera vez que lo declararon muerto.

Actualmente la familia se niega a enterrar al niño porque creen que "con oración y plegarias a Dios pueda revivir de nuevo".

El niño, hasta esta mañana, tenía al menos 36 horas de haber sido declarado muerto por primera vez, su cuerpo aún no está rígido -manifiestan los parientes- y "apenas" sus labios se pusieron morados.